CHAMPIONS LEAGUE | MANCHESTER CITY 0 - 0 REAL MADRID

Manchester City y Real Madrid empatan a cero en el Etihad y dejan los deberes para la vuelta

Empate a nada entre el Manchester City y el Real Madrid en el Etihad Stadium. La primera parte fue enteramente del City, pero el Real Madrid hizo un gran tramo final de partido en el que casi llega el gol si no llega a ser por un gran Joe Hart. La eliminatoria sigue más abierta que nunca y todo se decidirá en el Santiago Bernabéu, partido en el que Zidane espera contar con Cristiano Ronaldo y un Benzema que salió tocado del campo.

Bale intenta escaparse de la marca de Kompany

Publicidad

Tres partidos. Tres partidos separan al Real Madrid de la Undécima. La temporada no está siendo la mejor, pero los blancos se consiguieron meter en semifinales y su rival sería el Manchester City de Pellegrini.

En el primer asalto, que se disputaba en el imponente Etihad Stadium del City, el Madrid llegaba sin su máxima estrella. Cristiano Ronaldo no fue convocado por Zinedine Zidane tras no superar las pruebas médicas antes del partido.

El portugués aseguró después que si hubiese sido la final, habría jugado, pero reconoció que tenía la zona "sensible" y que prefería jugar el próximo partido.

El Madrid, sin Cristiano Ronaldo

Los ingleses, por su parte, tenían la baja sensible de Yaya Toure, lo que obligó a Pellegrini a hacer cambios en su once tipo. Con todo dispuesto, el partido arrancó. Por delante, 180 minutos de infarto en los que se decidiría el primer equipo que estará en la final de Milán.

El ambiente que tenía preparado el Etihad era espectacular, con un tifo precioso y con el 'Hey Jude' de fondo se creó una atmósfera de partido grande de Champions League.

Las primeras intentonas las tenía el Manchester City, con desmarques del Kun Agüero y la movilidad de Navas y De Bruyne. Sobrecargaban la banda de Marcelo y buscaban las oportunidades por allí.

Dura entrada de Pepe

Lo cierto es que la primera parte fue enteramente del City. El Real Madrid parecía entregado a las llegadas de los ingleses, que probaban mucho por las bandas de Marcelo y Carvajal.

El protagonista fue De Bruyne. El belga estaba entre líneas y era un dolor de cabeza para la defensa del Real Madrid. De hecho, una internada suya significó la primera tarjeta amarilla de la eliminatoria.

Pepe hizo una dura entrada a De Bruyne y se jugó la expulsión, pero se quedó en amarilla. A los pocos minutos, Sergio Ramos también pudo ver la amarilla, pero se quedó sin castigo por parte de Çakir.

Silva se marchó lesionado

Benzema, que finalmente entró en el once de Zidane, tuvo unas pequeñas molestias a la media hora de partido, una cojera y unas molestias en el ojo. Pasaban los minutos y el Madrid aguantaba, el gol no llegaba, pero tampoco creaban ocasiones de gol.

La mala noticia llegó con la lesión de David Silva, que se retiró del terreno de juego ovacionado hasta por Noel Gallagher. Iheanacho entró en su lugar y el City se diluyó en los minutos finales de la primera parte.

El Real Madrid, liderados por un Bale que estaba sólo en la parte de arriba, intentó tener una ocasión de gol para inquietar a los 'citizens', pero no había manera.

La tuvo Ramos

Con poco más se llegó al descanso. Dominio de los locales que no se transformó en ocasiones de gol y el Madrid aguantando el temporal como podía. Para la segunda parte, Zidane metió a Jesé en lugar de un Benzema que no podía más.

Nada más arrancar la segunda parte, el Real Madrid botó un córner que pudo cambiar el curso del partido. Kroos colgó el balón y Ramos, completamente solo, remató de cabeza sobre la portería de Hart.

El portero del City detuvo sin complicaciones un tiro que salió sin mucha mordiente. A partir de ahí, el guión se pareció más al de la primera parte, con posesiones largas del City que acababan en córner y poco más.

Triple ocasión del Madrid

El Kun pudo dar un susto en una internada en la que ganó a Carvajal y a punto estuvo de disparar ante Navas, pero el portero madridista se adelantó al argentino y detuvo el balón.

De repente, el Real Madrid despertó. Primero fue Jesé el que probó suerte con un cabezazo que golpeó en el larguero de la portería de Joe Hart. Después fue Modric el que probó el disparo largo para ver si volvía a marcar en Manchester.

Por último, fue Bale el que completó la triple ocasión de los blancos con un zurdazo desde la frontal del área. El bajón físico del Manchester City era notable, los pases ya no eran como antes y la presión no agobiaba tanto a los blancos.

Hart evitó el 0-1

Lo cierto es que las tornas habían cambiado en los últimos minutos de la segunda parte. El Real Madrid se encontraba más entero físicamente que el City y eso se notaba.

Marcelo se internaba con mayor facilidad y de una internada suya salió una falta muy peligrosa. Bale la pegó y la pelota se marchó a córner, la puso Kroos y... ahí lo tuvo el Madrid.

Bale remató de cabeza, el rechace lo cogió Pepe, que remató a bocajarro y se encontró con el muro de Joe Hart. El portero del City tapó toda su portería y evitó un gol que habría cambiado la eliminatoria por completo.

Todo para la vuelta

Zidane intentó buscar el gol con un cambio de última hora. Sacó a un errático Kroos del campo para meter a Isco, confiaba en la magia del malagueño antes que en James para sacarle las castañas del fuego.

Sin embargo, las cosas no se movieron en el marcador y el partido acabó igual que como empezó. El 0-0 deja la eliminatoria totalmente abierta para el partido de vuelta que se disputará en el Santiago Bernabéu, en el que Zidane espera contar con sus jugadores lesionados.

Cristiano Ronaldo y Benzema, las grandes dudas que tenía el Real Madrid para este partido, podrán estar a las órdenes del francés si las cosas no cambian. Sin embargo, nada se puede asegurar después de lo visto en Manchester.

Publicidad