La selección femenina de EEUU, con Rapinoe a la cabeza, ha celebrado junto a sus aficionados el Mundial de fútbol conseguido recientemente en Francia. Las chicas estadounidenses han agrandado aún más su leyenda al conseguir el cuarto título mundial en su historia, y han querido salir a la calle para darse un baño de masas y ofrecer el título a los aficionados.

Tal día como hoy, hace 20 años, la selección estadunidense femenina conseguía ganar el Mundial de fútbol. Dos décadas después, las futbolistas norteamericanas vuelven a repetir la hazaña, coronándose como la selección más laureada del fútbol femenino. Motivo más que suficiente para salir a celebrar por las calles el ansiado título conseguido al derrotar por 2-0 a la selección holandesa.

Las ganadoras del Mundial de Francia, la selección femenina de fútbol de Estados Unidos, reciben una bienvenida por todo lo alto en Nueva York. Han levantado por cuarta vez la Copa Mundial Femenina de Fútbol, pero ganan un tercio menos que sus compañeros masculinos. Por eso, en Marzo y coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, 28 jugadoras iniciaron la demanda colectiva contra su federación para tratar de erradicar la desigualdad salarial. Los 80.000 euros de prima por jugadora asegurados por alcanzar los cuartos se hubieran multiplicado por seis si lo hubiesen logrado ellos.

Por su parte, Andrew Cuomo, el gobernador de Nueva York, ha anunciado este miércoles durante las celebraciones la firma de un nuevo paquete de medidas que avance en la equiparación salarial entre los equipos masculinos y femeninos.

La capitana de la selección, Megan Rapinoe, ha confirmado que la selección no acudirá a la Casa Blanca. Megan también ha apuntado al célebre eslogan “Make America Great Again” (Devolver la grandeza a Estados Unidos)' de Trump, diciendo que el presidente está mirando hacia un pasado que "no fue bueno para todos".