Copa del Rey

Una brillantez de Rodrygo desatasca al Real Madrid en Copa y da el triunfo a los blancos ante el Cacereño

Partido trabajado y con poco brillo de los de Ancelotti que consiguen pasar a la siguiente ronda de la Copa del Rey tras superar al Cacereño gracias a un golazo de Rodrygo.

Rodrygo celebra el gol de la victoria ante el Cacereño en Copa del Rey

Rodrygo celebra el gol de la victoria ante el Cacereño en Copa del Rey EFE

Publicidad

El Real Madrid ya está en la siguiente ronda de la Copa del Rey tras un trabajado triunfo contra el Cacereño. Los blancos no mostraron su mejor versión en su estreno de año y de competición ante un conjunto local valiente que se creyó sus opciones.

El partido tuvo el guion predefinido de este tipo de encuentros de Copa del Rey. Un campo que no estaba en las mejores condiciones, un equipo grande con algunas rotaciones y un Cacereño que se lanzó valiente a por sus oportunidades.

El equipo extremeño consiguió incomodar mucho al Real Madrid. Sin grandes ocasiones para ninguno de los dos, los locales parecían más lanzados a por la victoria. El planteamiento de los de Julio Cobos era claro: dos líneas defensivas bien situadas y una presión alta para impedir la construcción del Real Madrid desde su portería.

Los blancos -hoy de morado- se encasquillaban en la generación de oportunidades. Los pases entre líneas no salían, tampoco las contras en las que el campo no ayudaba. Con esta situación, el Cacereño, conocedor de sus opciones, tuvo algunos acercamientos y consiguió generar algunas superioridades. Sin embargo, Lunin tampoco se vio especialmente amenazado.

Ancelotti quitó al comienzo de la segunda parte a Militao y Tchouameni para dar entrada a Valverde y Rüdiger. Ambos dieron más solidez a su equipo y no escatimaron esfuerzos. Tampoco fue el día de Hazard que se marchó del terreno de juego sin haber casi participado en el día en que era el delantero centro del Madrid. Dio paso a Álvaro Rodríguez que podía dar más profundidad que el belga.

Una genialidad de Rodrygo

Así transcurrió el partido durante 70 minutos, con un Madrid ineficaz ante un Cacereño que parecía acercarse peligrosamente y encendía las ilusiones de sus aficionados. El partido parecía abocado a dos escenarios: un 'cacereñazo' o una brillantez individual que desatascara al Real Madrid. Al final, fue lo segundo gracias a Rodrygo que con un doble regate y un quiebro consiguió armar la pierna para mandarla al fondo de la red. Un chut con el interior a la escuadra larga, muy difícil, casi imposible para Iván Moreno.

Debutó otro canterano más de La Fábrica, Arribas. Entró por Asensio, que hasta el gol de Rodrygo fue el que más lo intentó en los merengues. El Madrid ya está en la siguiente fase de la Copa del Rey, una competición en la que lleva 8 años de sequía, con la esperanza, todavía temprana, de cantar a final de temporada el vigésimo alirón en esta competición.

Publicidad