Balón de Oro

Benzema: "Nunca voy a estar al nivel de Zidane y Ronaldo"

Karim repasa la temporada que le dio el Balón de Oro y recuerda el Panenka al City: "Tenía que intentar hacer otra cosa, lo que hacía cuando era pequeño".

Karim Benzema, emocionado tras ganar el Balón de Oro

Karim Benzema, emocionado tras ganar el Balón de Oro Efe

Publicidad

Karim Benzema reconoce, tras ganar Balón de Oro, que ha "cumplido los tres sueños que tenía" en su vida: "Ha sido la mejor temporada de mi vida y al final tengo el Balón de Oro. Llevo soñándolo desde niño. He cumplido los tres sueños que tenía en mi vida: comprar una casa para mi madre, firmar por el Real Madrid porque es el mejor club del mundo y el tercero es el Balón de Oro. Estoy muy orgulloso de mi trabajo", asevera en una entrevista con Real Madrid.

"He cumplido los tres sueños que tenía en mi vida"

Karim Benzema

Benzema estuvo acompañado por sus dos ídolos, Zinedine Zidane y Ronaldo Nazario. "No estoy por encima de Zizou y Ronaldo, somos diferentes. Son modelos y no puedo hacer lo que ellos hacían en el campo, pero me ayudan para intentar hacerlo. Nunca voy a estar al nivel de los dos. Ellos han conseguido el Balón de Oro y yo lo acabo de hacer. Pero es complicado llegar a su nivel".

Mantiene la humildad Karim, ganado de cinco Champions League con el Real Madrid. La última la recordó con momentos inolvidables en las remontadas para acabar ganando en París la Decimocuarta: "Es historia porque sabemos lo difícil que es llegar a la final. Ganar una Champions es muy complicado, pero cinco es historia".

Remonada al PSG

Guarda un especial recuerdo de la remontada al PSG: "Estaba al 100% pero me faltaban cosas en el campo como a todo el equipo. Tras París me dije que teníamos que ponernos las pilas. A partir de ahí empezamos a meter goles y a hacer historia. El hat-trick contra el PSG fue un día que recordaré porque ganamos con remontada en una noche mágica en el Bernabéu".

Y también ha querido rememorar el penalti a lo Panenka en el Etihad frente al Manchester City. "Tenía que intentar hacer otra cosa, lo que hacía cuando era pequeño, hacer cosas como si jugases con tus amigos. Somos profesionales, pero en el fútbol y dentro del campo juego como lo hacía con los amigos. Lo hice porque era un partido muy importante y para que la afición lo tuviese en su cabeza. Era el momento de hacerlo".

"Ese es el carácter del Madrid: nunca hay que bajar los brazos"

Karim Benzema

Fue el primer impulso para lo vivido en la vuelta de semifinales en el Santiago Bernabéu en una noche inolvidable: "Estaba en el campo e íbamos 0-1 y ves que la afición empuja más que nunca. Entonces comenzamos a pensar que lo podíamos hacer. Cuando tienes a tu afición empujándote puedes remontar. Después de eso seguimos y ese es el carácter del Madrid, nunca hay que bajar los brazos".

"Después del 1-1, escuchamos que habían añadido seis minutos y fuimos hacia delante para ganar el partido. Durante ochenta minutos estábamos casi fuera, pero en una acción pasó algo. Las emociones fueron brutales porque en dos minutos metimos dos goles. Después de eso íbamos a ganar el partido", recuerda.

Junto a la Liga de Campeones, Benzema ganó la Liga siendo Pichichi: "Todos los partidos eran una final. Me gusta meter goles y dar asistencias, pero cuando empieza la temporada no pienso en que tengo que ser pichichi. No lo veo así, pero estoy muy contento porque es un trofeo importante. Hay muchos partidos que fueron importantes. Uno de ellos fue el de Sevilla porque marcamos en el último minuto. Otro también fue en el Bernabéu contra el Atlético", recordó.

El secreto mejor guardado

Para su estilo de juego destacó Karim la importancia que tuvo en su juego jugar "con personas mayores" siendo niño, algo que le hizo evolucionar y pensar con rapidez: "Mi cabeza tenía que ser más rápida. Tenía que moverme más rápido, tirar más rápido. Eso me ayuda ahora mismo. Mi juego ahora es de un toque. Sé lo que voy a hacer cuando me viene el balón".

Publicidad