Barcelona - Real Madrid, el primer Clásico del 'silencio' por el coronavirus

Publicidad

El Clásico

Barcelona - Real Madrid, el primer Clásico del 'silencio' por el coronavirus se disputa en el Camp Nou

Barcelona y Real Madrid se enfrentan en el primer Clásico de la temporada en el Camp Nou. Messi viene con cuentas pendientes ante un equipo blanco que llega tras dos derrotas consecutivas y pendiente de Sergio Ramos.

Este sábado 24 de octubre llega el gran Clásico del fútbol español, el Barcelona-Real Madrid. Un partido que será por una vez el Clásico del silencio, ya que a causa de la pandemia de coronavirus se jugará sin público, sin la presión del escenario y con el balón y el sonido ambiente como protagonistas absolutos.

Un Clásico sin ruido, sin tanto morbo y con dos equipos que no atraviesan su mejor momento. Llega peor el Real Madrid, que ha perdido los dos últimos partidos ante Cádiz y Shakhtar Donetsk. Por su parte, el Barça viene de caer en Liga (1-0 en Getafe) y de golear en Champions League (5-1 frente al Ferencvaros).

Ronald Koeman se estrena en el banquillo culé en un clásico e intentará que la revolución de los jóvenes, con Ansu Fati y Pedri como estandartes, le salga bien. Decidió nada más llegar cambiar el dibujo y ordenar un doble pivote, tres mediapuntas y Leo Messi arriba. Un 4-2-3-1 que puede ser un 4-2-4 y un 4-5-1, pero ante todo un equipo mejor físicamente que otras temporadas.

Messi, con cuentas pendientes

Messi tiene cuentas pendientes en el que podría ser su último Clásico en casa. No ha marcado en los últimos cinco encuentros contra el Real Madrid. Este sábado juega su Clásico número 44 y encadena dos años, cinco meses y dieciocho días sin anotarle un gol al Real Madrid, una de sus víctimas favoritas. El argentino es el jugador que más tantos ha marcado en la historia de los clásicos (26), pero el último gol del delantero rosarino al Real Madrid se remonta al 6 de mayo de 2018, en el partido de la 36ª jornada de la Liga que terminó en empate (2-2).

Jordi Alba, duda

En su once Koeman tiene varias dudas. Queda por ver si Jordi Alba, recuperado de una lesión de isquiotibiales y con el alta en la mano, juega de inicio. Si juega Alba por la izquierda, Dest y Sergi Roberto se disputarían una plaza en el carril del dos; si Alba no sale; Dest sería el elegido para jugar por la izquierda. En el doble pivote Busquets y de Jong son favoritos por delante de Pjanic; mientras que arriba Griezmann, Coutinho y Ansu, con Messi arriba, parece la alineación más probable.

¿Se la juega Zidane?

Para el Real Madrid el Clásico se antoja un partido clave. El mejor lugar para cambiar la dinámica del grupo y enterrar las dudas que afloran sobre el proyecto e incluso sobre la figura de Zinedine Zidane, tras dos derrotas seguidas de local ante equipos de inferior categoría. La imagen de debilidad contra el Cádiz en Liga y Shakhtar en el estreno en Liga de Campeones, han instalado la preocupación en el conjunto merengue.

Ramos, en la lista

Sin embargo, Zidane nunca ha salido derrotado en sus cinco visitas al Camp Nou. Con un proyecto sin fichajes, con el que debía ser gran referente, Eden Hazard, pasando más tiempo en la enfermería que sobre el césped y sin ninguno de sus laterales derechos, debe recomponer su equipo para el encuentro. Nada mejor para sus intereses que recuperar al verdadero líder del Real Madrid. Sergio Ramos, el rey del Clásico, está recuperado a tiempo de su rodilla izquierda para jugar el número 45, uno más que Messi.

Con Courtois como salvador, todo apunta Nacho como 'parche' del problema en el lateral derecho y el regreso de Mendy a la izquierda. Casemiro, Fede Valverde y Kroos estarían en el medio y todo apunta a Asensio junto a Vinicius y Benzema en ataque; Isco no está para grandes citas, a Hazard aún le queda y le falta Martin Odegaard de enganche.

Publicidad