LaLiga

El Barça, un líder de Liga que sigue con una asignatura pendiente: ganar encajando gol

El equipo culé afronta 2023 en lo más alto de la Liga pese a estar empatado a puntos con el Madrid (38), sin embargo, es poca diferencia teniendo en cuenta que ha encajado 8 goles menos. ¿La clave? Le cuesta ganar más una vez encaja goles.

Ter Stegen calienta en un partido de Liga

Ter Stegen calienta en un partido de Liga EFE

Publicidad

El año 2022 terminó hace apenas unas horas y para los intereses deportivos del FC Barcelona lo hizo de una manera radicalmente diferente al 2021. En el segundo año de Xavi al frente del equipo de su vida, el Barça ha conseguido darle la vuelta al trágico rumbo que había tomado el equipo en los últimos tiempos. La reacción se ha hecho realidad en Liga (en Champions volvieron a caer en fase de grupos), dónde despidieron el año desde lo más alto del cajón pese a estar empatado a puntos con el Real Madrid (38).

El inesperado pinchazo ante el Espanyol en el Camp Nou y la victoria in extremis del Madrid en Pucela acercó a los blancos pero la diferencia de goles mantiene en la primera posición al equipo catalán (+7).

Es ahí dónde radica la virtud y el 'defecto' de este nuevo Barça. Madridistas y culés siempre se han caracterizado, como equipos grandes con los mejores jugadores del mundo, en no tener problemas a la hora de atacar, generar y castigar a sus rivales en el área. Los de Xavi parece que han terminado con ese problema, que si padecieron desde la salida de Messi, con la llegada de Robert Lewandowski (13 goles y 4 asistencias, pichichi de la Liga).

Barça y Madrid, misma media de goles a favor

En los 15 primeros partidos de la competición doméstica el Barcelona ha anotado 34 goles, una media de 2'26 goles por partido, aceptable pero un poco baja respecto a los años dorados del club, algo que evidencia que el fútbol cada vez está más igualado y que las goleadas de los grandes hacia el resto cada vez brillan más por su ausencia. El Madrid, por su parte, tiene una media de goles prácticamente calcada (2'33 por partido, 35 en 15), prácticamente igual.

Los culés, solo 6 goles encajados en 15 partidos

Sin embargo, es en la otra faceta (goles encajados) dónde el rendimiento de este nuevo Barça ha transmutado. Los culés son una roca defensiva y Ter Stegen ha dado un salto de calidad gigante respecto a temporadas pasadas. Los pupilos de Xavi han encajado tan solo 6 goles en 15 partidos (0'4 por partido) y solo 1 (ante el Espanyol) en 8 partidos como local en la Liga. La diferencia con el Madrid es grande, los de Ancelotti han recibido 14 tantos en 15 partidos, casi 1 por partido. No obstante, a efectos de clasificación, ambos están empatados a puntos pese a que el Barça ha encajado 8 tantos menos.

Al Barcelona le cuesta mucho más ganar partidos cuando recibe goles

La explicación, en una parte, podemos hallarla en el hecho de que al Barcelona le cuesta mucho más que al Madrid ganar los partidos cuando encaja. Los azulgrana han encajado goles en 4 partidos de los 15 que han disputado en Liga y en dos de ellos se han dejado puntos (3-1 ante el Madrid y 1-1 ante el Espanyol), los otros encuentros en los que encajaron fueron ante Osasuna en el Sadar, dónde se impuso el Barça de milagro gracias a un gol de Rapinha en el 85 (1-2) y el otro terminó en goleada ante la Real (1-4).

Por lo tanto, el Barça se deja puntos en la mitad de los partidos de Liga en los que encaja (2 de 4). El otro partido que pinchó fue ante el Rayo en la primera jornada pero ahí mantuvo la portería a cero.

El Madrid, en ese aspecto, mejora al Barça, no le importa encajar ya que en la mayoría de los casos termina ganando el partido. Por ejemplo, los madridistas han cantado victoria en 12 de los 15 partidos que han disputado y solo han mantenido la portería a cero en 3 encuentros (3 victorias). En conclusión, el Madrid tiene un balance de 9 victorias y 3 pinchazos en los 12 partidos en los que ha encajado goles (un 66% de éxito cuando recibe). Ganar encajando gol, esa es la asignatura pendiente del Barça.

Publicidad