Publicidad

LOS COLEGIADOS, DESPROTEGIDOS

Aumentan las agresiones a árbitros en categorías inferiores: "Hubo un coche que se me quedó a un metro"

Ser árbitro es una profesión de riesgo, sobre todo en las categorías inferiores del fútbol español. Lejos de las grandes cámaras y de los equipos de élite, los colegiados están expuestos a agresiones de todo tipo, tanto de jugadores como de aficionados. Todo por cometer algún error.

Publicidad