Publicidad

Maradona

Así fueron los últimos días de Maradona: atado a la cama, con pañal y vigilado con cámaras

Cada día se publican más informaciones sobre el estado físico de Maradona al entrar en el hospital y los posteriores cuidados que recibió en él. Maradona falleció varios días después de ser operado de un hematoma subdural en la cabeza.

Prácticamente cada día que pasa sabemos más detalles de los últimos instantes de la vida de Diego Armando Maradona. Los especialistas han sacado a la luz información sensible de su ingreso en la Clínica Olivos.

Maradona entró en el hospital con el alias de Ariel Gómez, y con datos personales falsos, además el historial clínico informa de que tras la operación, Maradona padeció “síndrome de abstinencia alcohólica y de drogas no indicadas médicamente”.

Según explica el parte médico, el astro argentino se encontraba en el hospital en una situación “de riesgo para su vida y la de los demás”, por lo que “se debía iniciar tratamiento con drogas sedantes parenterales”.

Maradona pasó de estar monitoreado 24 horas a pasar mucho tiempo solo en una habitación de un baño en el que consumía alcohol y marihuana.

Atado a la cama y con pañales

El tratamiento conllevaba unos riesgos claros: "La administración de drogas, aún a dosis controladas con monitoreo adecuado, pueden deprimir la conciencia y el drive respiratorio de modo que el paciente pueda necesitar apoyo respiratorio y asistencia nutricional".

Los médicos informaban a la familia de que el proceso de recuperación y abstinencia iba a tener un tiempo prolongado: “No se puede presumir a la fecha el tiempo que demandará lograr controlar el proceso de abstinencia”.

Antes y después de la operación Maradona estuvo controlado 24 horas, también atado a la cama, con controles de micción, pañales para incontinencia y acompañado 24 horas por personal de seguridad propio, además de estar siendo grabado en todo momento.

En la historia clínica también se informa que el exjugador del Barcelona se había quitado la sonda y se manifestaba hostil hacia enfermeros y acompañantes.

Publicidad