63.999833

Publicidad

Italia

Asesinan a puñaladas en su casa al árbitro Daniele De Santis y a su novia Eleonora Manta

Consternación en Italia por el asesinato del colegiado de la Serie C Daniele De Santis y su pareja. Varios testigos vieron a un hombre huir de la escena del crimen y oyeron a la modelo Eleonora Manta, supuestamente, gritar el nombre de su asesino.

El árbitro italiano Daniele De Santis, colegiado de la Serie C, y su novia, la modelo Eleonora Manta han sido asesinados a puñaladas en su casa, en un episodio que ha generado una tremenda consternación en Italia por la brutalidad de los hechos y en el fútbol italiano por la pérdida de uno de los árbitros con mayor proyección.

El árbitro y su pareja fueron asesinados en su casa de Lecce y algunos testigos aseveran que vieron a un hombre huir a la carrera del escenario del crimen con un cuchillo en la mano. La policía busca al autor de los hechos, pero aún no ha dado con el autor del crimen. También se desconocen los posibles motivos del brutal asesinato, aunque según ha publicado La Repubblica, algunos testigos habrían asegurado que Eleonora llegó a gritar el nombre del asesino.

El suceso tuvo lugar este lunes por la noche. La policía fue alertada por los vecinos del número 2 de la via Montello de Lecce, que escucharon gritos en el domicilio de la pareja. Inmediatamente después, según varios testigos, vieron correr a un hombre con un cuchillo en las manos y se temieron lo peor. Minutos después, los agentes desplazados confirmaron los peores temores cuando hallaron los cadáveres de la pareja, él en las escaleras entre el primer y el segundo piso de la vivienda y ella en el salón.

Los investigadores siguen intentando encontrar al asesino, cuya motivación se desconoce. Tampoco ha trascendido si era un asalto o un robo, si bien las primeras pesquisas aseguran que el presunto agresor huyó con una mochila y cara cubierta.

"Valiente y humilde"

"Era valiente y humilde, un árbitro con mucha proyección", destacan en la Asociación Italiana de Árbitros al recordarle. Iba a pitar el partido de la Copa Italiana entre el Monopoli y el Módena.

De Santis, de 33 años, y Manta, de 30, vivían en un complejo residencial con cámaras de seguridad y vigilancia, lo que hace relativamente más sencilla la investigación de lo ocurrido y, a la vez, estrecha el círculo, ya que podría ser alguien de la propia zona o con conocimiento de la misma.

Un futbolista turco confiesa haber asesinado a su hijo de cinco años con coronavirus.

Publicidad