PARTIDOS CLASIFICATORIOS PARA EL MUNDIAL

Alemania e Inglaterra dan otro paso de gigante hacia el Mundial de Rusia

Inglaterra y Alemania avanzan hacia Rusia. El equipo de Joachim Löw dio otro paso más hacia el Mundial con la victoria ante República Checa por 1-2. Por otra parte, el combinado inglés se impuso por 0-4 a Malta.

Alemania - Praga

Publicidad

PARTIDOS CLASIFICATORIOS PARA EL MUNDIAL

Alemania e Inglaterra dan otro paso de gigante hacia el Mundial de Rusia

Inglaterra y Alemania avanzan hacia Rusia. El equipo de Joachim Löw dio otro paso más hacia el Mundial con la victoria ante República Checa por 1-2. Por otra parte, el combinado inglés se impuso por 0-4 a Malta.

Alemania, vigente campeona del mundo, venció hoy a la República Checa en Praga, por 1-2, y dio otro paso en su camino hacia el Mundial de Rusia 2018. El equipo de Joachim Löw lleva un pleno de 21 puntos en los siete partidos que ha disputado y es líder destacado del grupo C, con cinco de ventaja respecto a Irlanda del Norte y 12 más que República Checa.

Un tempranero gol de Werner a pase de Özil, que antes había recuperado el balón en la medular, dejó fríos a los checos, que no contemplaban ni en pesadillas encajar un tanto en la primera aproximación de los visitantes. Özil forjó una buena primera parte, siendo el más activo de los germanos.

Con este resultado, los de Karel Jarolim no tienen más remedio que ganar al segundo del grupo, Irlanda del Norte, el próximo lunes en Belfast si es quieren seguir con opciones de pasar a octavos de final.

Por su parte, la selección inglesa dio un nuevo paso hacia el Mundial de Rusia, tras imponerse este viernes por 0-4 a Malta. Un engañoso resultado, que ocultó los numerosos problemas que tuvo el equipo británico para superar el sólido sistema defensivo del conjunto maltés.

Una tupida madeja de defensores, que durante muchos minutos se convirtió en un problema irresoluble para los de Gareth Southgate, pese al empeño de Harry Kane, el más incisivo de los atacantes ingleses.

De hecho, Kane pudo abrir el marcador a lo cuatro minutos de juego con un cabezazo que detuvo el portero local Andrew Hogg, el mismo destino que sufrieron el resto de las escasas ocasiones que lograron generar los ingleses en la primera parte.

Publicidad