Eurocopa

Un activista de Greenpeace pierde el control de su paracaídas y casi provoca una tragedia en el Alemania-Francia

El paracaidista de Greenpeace se enredó con la 'spider cam' y estuvo a punto de chocar contra la grada del Allianz Arena antes del Alemania-Francia de la Eurocopa.

Un activista de Greenpeace pierde el control de su paracaídas y casi provoca una tragedia en el Alemania-Francia

Publicidad

El partidazo entre Francia y Alemania del 'grupo de la muerte' de la Euro casi acaba en tragedia. Un activista de Greenpeace intentó lanzar un gran balón amarillo sobre el estadio Allianz Arena de Múnich desde un paracaídas, pero perdió el control y cayó en el campo de juego poco antes del inicio del encuentro de la Eurocopa.

En la caída, según la televisión alemana, causó heridas leves a un responsable de la iluminación que tuvo que ser atendido por el personal sanitario. El hombre, que se enredó en la 'spider cam', fue detenido por la policía.

Greenpeace quería protestar con esa acción contra uno de los patrocinadores de la Eurocopa. Tras el partido, la UEFA emitió una declaración en la que señala que fue un "acto desconsiderado que podría haber tenido consecuencias muy graves para un gran número de asistentes, y que causó lesiones a varios asistentes al partido que ahora están en el hospital y las autoridades judiciales tomarán las medidas necesarias".

"La UEFA y sus socios están plenamente comprometidos con un torneo sostenible de la EURO 2020 y se han puesto en marcha numerosas iniciativas para compensar las emisiones de carbono", apuntaba. "Afortunadamente, el desarrollo del partido no se vio afectado por una acción tan imprudente y peligrosa, pero, no obstante, varias personas resultaron heridas", apostilla la UEFA.