Publicidad

Madrid

Fivi, la perra que rescató a 5 jóvenes que iban en zapatillas y vaqueros en Navacerrada: "Sigue el olor humano"

Fivi es una perra especialista en encontrar a personas perdidas en la nieve que fue clave en este rescate a unos jóvenes imprudentes en Navacerrada. Un ángel de la guarda canino cuando hay avalanchas en la montaña.

Es la patrulla canina, pero de verdad. Fivi es el ángel de la guarda de los montañeros de la sierra madrileña. Guardia Civil, especialista en avalanchas, encuentra a cualquier persona perdida en la nieve. Hoy nos ha hecho una demostración con nuestro compañero de Antena 3 Deportes Marcos Lorenzo.

Llegan las nevadas, la montaña se complica y hay personas a las que buscar. Fivi es la aliada perfecta para salir en medio de una ventisca. Esta perra especialista en encontrar gente perdida en la nieve sabe bien lo que tiene que rastrear y sus ladridos son la señal de alerta. Juan Jesús Cebrián, Cabo Primero de la Guardia Civil de Navacerrada, explica que Fivi es una herramienta fundamental: "Ella sigue el olor humano y no ladra si no está en una postura tumbado o sentado... porque si tú estás de pie es que estás bien".

"Estaban entrando en hipotermia"

Para llegar a ser una heroína peluda, necesita mucho entrenamiento. Juega como una más, pero cuando tiene que entrar en acción es un seguro de vida. Y es que las fuertes nevadas están haciendo de la montaña un lugar aún más peligroso para el que muchos no están preparados. Fivi está trabajando duro y rescató antes de ayer a cinco jóvenes en Navacerrada que estaban perdidos, desorientados y, desde luego, nada preparados.

Por desgracia, subir así a la montaña es cada vez más habitual, sobre todo entre los más jóvenes. Estos, por ejemplo, iban con zapatillas de deporte, en chándal y sin batería en el móvil. Atrapados en zonas de alta montaña con tan solo un mechero a -6º: "Fueron a pasar el día y se les hizo de noche. Estaban entrando en hipotermia", relata Cebrián

Un policía fuera de servicio es quien les encuentra en las peores condiciones y al borde de la crisis consigue avisar a los equipos de rescate, que son los que evitan la tragedia: "La situación se les estaba empezando a complicar bastante". Por suerte, solo se llevaron un gran susto porque una noche entera en días así... la montaña no perdona.

Publicidad