El conjunto brasileño, que no conquistaba el citado título desde la edición de 2007 en la final disputada frente a Venezuela, no dio opción a la sorpresa y se impuso ante la selección de Perú, con un partido sólido en defensa y efectivo en ataque.

Con Tite en el banquillo y sin Neymar en el campo, Brasil volvió a conseguir el primer puesto en una Copa América, tras doce años de sequía.

Perú, trató de mantener en todo momento la posesión y, por eso, durante el primer cuarto de hora solo pisó campo contrario. Dicha valentía, sin embargo, le jugó una mala pasada, pues únicamente bastaron dos errores individuales para que la final se le pusiera cuesta arriba.

Así, un fallo en defensa por parte de Luis Advíncula, le otorgó el primer gol a los anfitriones cuando solo habían pasado quince minutos en el reloj de partido. Posteriormente, en el tercer minuto añadido, Carlos Zambrano, deshizo el empate en el marcador. Dos fallos puntuales, dos goles, que escondieron el buen trabajo de la Blanquirroja.

Ya en el segundo tiempo, Perú salió a por el empate y se encontró con una gran oportunidad cuando en el minuto 70, Gabriel Jesús, vio la segunda amarilla por una dura entrada. Con un menos, el entrenador brasileño quitó a Coutinho e hizo debutar al nuevo central madridista Eder Militao, logrando la novena Copa América, manteniendo su récord como anfitrión.

El lateral brasileño Daniel Alves, fue elegido como el mejor jugador del torneo. Asimismo, Alisson Becker, fue nombrado como el mejor portero de esta Copa América. Asimismo, y Everton y Guerrero, con sus respectivos goles, se erigieron como máximos goleadores del torneo.

Por su parte, el técnico de la selección peruana consideró a Brasil un justo vencedor y se mostró satisfecho con la evolución llevada a cabo por su equipo: "Brasil fue un justo ganador. Nosotros mejoramos respecto al partido anterior y tuvimos nuestro momento, pero aprovecharon bien las oportunidades. Tuvieron tres en el primer tiempo y anotaron dos, en alguna ocasión con colaboración por parte nuestra".

Por último, el técnico que salió victorioso, defendió el juego de su selección, pero también criticó duramente al árbitro chileno Roberto Tobar: "La crítica forma parte del proceso para crecer y me queda claro, pero hay varias formas de ganar, de jugar al fútbol y de lo que se dice que es jugar bien. El árbitro pitó un penal que no fue y nos dejó con un jugador menos. Un arbitraje nefasto, que tuvo errores fundamentales", resaltó.