Erupción del volcán

El explorador Ramón Larramendi, sobre la erupción del volcán más famoso de Islandia: "Es el Apocalipsis"

El explorador y aventurero Ramón Larramendi nos cuenta desde su experiencia lo que es estar cerca de un volcán en erupción, ha visitado varias veces el 'Fagradalsfjall', el volcán más famoso de Islandia.

Publicidad

Increíbles imágenes las que nos llegan desde Islandia, el volcán más famoso del país, el Fagradalsfjall, entró en erupción el pasado mes de marzo y se está convirtiendo en una de las grandes atracciones del país para los turistas y aventureros que se atreven a acercarse a este fenómeno de la naturaleza.

"Estás viendo con tus propios ojos el origen del mundo, esto no se ve todos los días", nos cuenta Ramón Larramendi, aventurero y explorador español que ha visitado el volcán varias veces. 'Erupción turística perfecta', así lo llaman los volcánologos islandeses.

Este famoso volcán islandés lo visitan ciento de turistas por tierra y rutas de senderismo que desafían a los ríos de lava y los posibles gases tóxicos que esta desprende: "Puedes acercarte hasta que el calor te abrase por completo", asegura Larramendi.

La lava surge de 30 kilómetros de profundidad

También se puede apreciar el volcán por el aire, con un dron que sobrevuela a pocos centímetros la lava que salpica y sale a gran velocidad del volcán. Tambien se pueden organizar viajes en helicóptero para verlo desde las alturas, por un coste de 300 euros.

Este fenómeno natural atrajo al aventurro y explorador Ramón Larramendi, que aprovechó para alejarse de la pandemia y tuvo mucha suerte: "Es el Apocalipsis, no hay palabras para describir lo que es ver todos los ríos de lava moviéndose", asegura.

Ramón sigue la erupción de cerca y avisa que va a más: "Está vivo, cada vez hay más fisuras, hacía miles de años que no surgía lava de tanta profundidad". La lava surge de unos 30 kilómetros de profundidad: "Si fuera más para abajo sería casi el infierno". Aunque algunos se lo tomen a broma se puede ir hasta en coche, pero eso sí, hay que tener mucho mucho cuidado.

Publicidad