61.994500

Publicidad

Deportes

El secreto de los deportistas más longevos del mundo: "La alimentación antes era mucho más natural"

Johanna Quaas, Tom Moore, Irene O'Shea... son ancianos capaces de los retos deportivos más increíbles. ¿Cuál es el secreto de esta locura? "El deporte es lo que les da sentido a sus vidas", explican los expertos.

Al Blaschke se ha convertido en la persona de más edad en saltar en paracaídas, con 103 años: "Nunca pensé que estaría por aquí tanto tiempo". Vivió la gripe española de 1918, la segunda Guerra Mundial y ahora la pandemia de coronavirus. Ni la edad, ni la historia frenan su espíritu aventurero y joven. Así fue como celebró Al Blaschke la graduación de dos nietos.

También hallamos ejemplos de deportistas longevos que sobreestiman sus capacidades. El último ejemplo es muy reciente: un montañero de 82 años que fue rescatado de una vía ferrata en Cantabria: "Le gustó y la quiso hacer, pero sobreestimó sus capacidades". Sucedió en la vía ferrata de La Hermida; el problema es que subestimó sus capacidades y sólo la intervención de unos montañeros y la Guardia Civil hicieron que la cosa no acabara en una desgracia.

No son los únicos casos de deportistas que plantan cara a la edad; su longevidad no les impide hacer locuras. Así lo explica el doctor Christian Villavicencio, especialista en geriatría y cronicidad con el que ha charlado Antena 3 Deportes: "El deporte es lo que les da sentido a sus vidas, seguir tirando adelante".

Algunos pueden decir que ya han vivido un siglo. Y el deporte les sigue apasionando como el primer día: "La gran mayoría tiene esa cultura del deporte desde muy pequeños y hasta haber llegado a esa edad".

Oro en 100 metros lisos... con 104 años

Man Kaur es la atleta más longeva en ganar un oro en 100 metros lisos. Tiene 104 años. Pero los hay más arriesgados. Irene O'Shea, la bisabuela paracadista, se lanzó al vacío para recaudar fondos en la lucha contra la ELA: "Son capaces de soportar sus propios límites", explica Villavicencio.

El coronel Tom Moore dio 100 vueltas a su jardín para recaudar fondos para la sanidad inglesa. Y el amor por la gimnasia de Johanna Quaas no tiene fecha de caducidad: "Lo importante es la calidad de vida que han tenido al inicio, antes la alimentación era mucho más natural", dice Christian.

Así lo explica el doctor especialista en geriatría y cronicidad: "Podremos decir que murieron como han vidido, porque siempre intentaron disfrutarlo al máximo".

Publicidad