68.010500

Publicidad

Surf

Un informe sobre la muerte del surfista Diego Bello en Filipinas: "La policía disparó deliberadamente a matar"

La Comisión de Derechos Humanos de Filipinas ha elaborado un informe sobre la muerte de Diego Bello, deportivsita y surfista en la isla de Siargao, un paraíso del surf, en el que concluye que "la policía disparó deliberadamente a matar".

La muerte de Diego Bello, deportivista y surfista, en una isla de Filipinas todavía mantiene muchos interrogantes. Según las autoridades locales, Diego fue identificado como el principal narco de la zona y portaba una bolsa de drogas y disparo contra los agentes en el momento que le costó la vida.

Una versión que nunca ha convencido a la familia de Bello. La Comisión de Derechos Humanos de Filipinas ha elaborado un informe sobre lo ocurrido y concluye que "la policía disparó deliberadamente a matar".

"Han pasado siete meses y la policía filipina no ha presentado ni una prueba. Ningún policía resulto herido, qué curioso. Y él se llevó ocho balazos", explica Francisco Lafuente, tío de Diego y portavoz de la plataforma Xustizia para Diego, a Antena 3 Deportes.

La plataforma 'Xustizia para Diego' señala al presidente de Filipinas y a su presunta guerra contra el narcotráfico. La familia de Bello pelea por que el Gobierno de España intervenga para juzgar a los responsables de la muerte de Diego.

"¿Desde cuándo el traficante número 1 de un isla vende drogas en la puerta de su casa"

"Existen imágenes de Bello saliendo del restaurante que regentaba minutos antes de su muerte que prueban que no portaba ninguna bolsa, tal como afirma la policía que llevaba en su poder en el momento de su muerte", indica el comunicado de la plataforma #xustizaparadiego.

"¿Desde cuándo el traficante número 1 de un isla vende drogas en la puerta de su casa? ¿Quién se cree eso?", se pregunta Francisco.

"La ausencia de una causa judicial abierta contra Diego Bello por sus supuestas actividades ilegales impide conocer hasta qué punto la versión de la policía filipina puede ser creíble, por lo que la actuación policial podría considerarse como una ejecución extrajudicial", explica el informe de la Comisión de Derechos Humanos de Filipinas.

Publicidad