Ocurrió en el condado de Saluda, Georgia. Shai Werts, jugador de fútbol americano, fue arrestado por conducir con exceso de velocidad. Posteriormente, y tras revisar su vehículo, los agentes notaron dos manchas blancas que les resultaron sospechosas.

El detenido les explicó que eran heces de pájaro, sin embargo, haciendo caso omiso, la policía le hizo una prueba instantánea y esta dio positivo indicando que 'supuestamente' se trataba de cocaína.

A pesar de estos primeros resultados, se llevó a cabo con posterioridad un análisis de laboratorio que refutó los citados resultados, tras lo cual las autoridades descartaron los cargos vinculados a sustancias ilícitas, aunque sí mantuvieron la infracción de tránsito.

La noticia ha tenido una gran repercusión e, incluso, el famoso periodista Jacques Doucet, ha denunciado el hecho a través de sus redes sociales.