Un ciclista falleció al no poder esquivar una grieta, algo que la Diputación de Bizkaia adujo, entre otras razones, para intentar ganar inicialmente la sentencia.

La grieta ocupaba la mitad de la vía y tenía una profundidad de unos 4 centímetros. Del obstáculo no queda ya ni rastro, porque se han preocupado de asfaltar la carretera.

Un bache arruinó la carrera de Adriano Malori

La familia del fallecido recurrió. La segunda sentencia condena a la Diputación de Bizkaia a indemnizarles con 200.000 euros. Y lo más importante, es un precedente para que la administración cuide la vía pública, además de limpiar los arcenes por donde circulan los ciclistas.

Un bache en mitad de la carretera arruinó la carrera del ciclista de Movistar Adriano Malori hace tres años en el Tour de San Luis. Un riesgo imprevisto que, en algunas carerras, el ciclismo profesional asume como parte del espectáculo.