Dos ciclistas, uno en Galicia y otro en Castilla La-Mancha, han sido interceptados en el plazo de 48 horas por parte de la Guardia Civil circulando con tasas de alcohol superiores a las permitidas por la legislación.

El ciclista al que dieron el alto en Galicia, en concreto en Carballo, iba a bordo de una bicicleta de montaña, circulando en sentido contrario, sin casco, luces y prenda reflectante alguna. Los agentes le dieron el alto y, tras el test de alcoholemia, el infractor dio una tasa de alcohol positiva de 0,44 miligramos por litro de aire espirado.

 

El otro ciclista cazado circulando bebido se produjo en Ciudad Real y, como señala la DGT en su cuenta de Twitter, circulaba "sin alumbrado y superando en casi cuatro veces la tasa #alcoholemia reglamentariamente establecida".

La DGT, a raíz de estos hechos, se ha encargado de recordar que la sanción por conducir con drogas o alcohol en el organismo puede llegar a ser de 1.000 euros y la pérdida de 6 puntos en el carné y que podría constituir un delito contra la seguridad vial, penado con cárcel.