La jornada de descanso de ayer se acaba con la etapa 11ª del Tour de Francia 2019 este miércoles. En ella, los ciclistas tendrán que recorrer los 142 kilómetros que separan entre la ciudad medieval de Albi y Toulouse, para ir dirigiéndose poco a poco hacia a los Pirineos.

El perfil de la etapa no está muy accidentado, ya que sólo posee dos puertos. A pesar de ello puede ser una carrera interesante por ser un recorrido propicio para los velocistas. En primer lugar por recoger un 'sprint' en descenso en el kilómetro 87. Y una llegada también en bajada, hasta los 150m de la meta no se queda llana, para ver en armas a las bicis más rápidas del campeonato.

Los puertos son de bajo nivel, el Côte de Tonnac (346m) de tercera categoría y la Côte de Casteinau-de-Montmiral (266m) de cuarta.

El líder de la carrera sigue siendo le francés Julian Alaphilippe con un minuto y 12 segundos sobre Geraint Thomas, uno de los favoritos. Por detrás, les sigue Egan Bernal a 1'16" y Esteven Kruijswijk a1'27".

Esperemos que los intereses de los españoles tengan mejor suerte de la que sufrió Mikel Landa en la etapa 10ª del pasado lunes donde se fue al suelo en golpe desafortunado con Warren Barguil. El mejor clasificado continua siendo Enric Mas a 1'46" del mallot amarillo.