El ciclista inglés Simon Yates, del Mitchelton-Scott, se ha adjudicado la duodécima etapa del Tour de Francia, disputada entre las localidades de Toulouse y Bagnères-de-Bigorre sobre 209,5 kilómetros, una descafeinada primera jornada pirenaica de la semana que mantiene al francés Julien Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) con el maillot amarillo a la espera de la contrarreloj.

El actual ganador de La Vuelta, sin opciones ya para la general desde la primera semana, se ha impuesto en el sprint final al español Pello Bilbao (Astana) y el austriaco Gregor Mühlberger (Bora-Hansgrohe), los otros dos supervivientes de la numerosa escapada que se ha formado desde el principio y que ha contado con el beneplácito del gran grupo de los favoritos, donde no se ha producido ningún movimiento de los aspirantes.

El francés Julien Alaphilippe conservó el maillot amarillo al cruzar la meta en el pelotón de favoritos a casi 10 minutos del ganador. Los pretendientes a la victoria final no aprovecharon la primera jornada de alta montaña, por lo que la general no sufrió cambios entre los importantes.

Ante la contrarreloj de mañana de 27 kilómetros en Pau, Alaphilippe tiene una renta de 1.12 sobre el británico Geraint Thomas, defensor del título, y de 1.16 frente al colombiano Egan Bernal, ambos del equipo Ineos. Enric Mas es sexto a 1.46, el mejor español de la general; Nairo Quintana es octavo a 2.04; y el francés Thibaut Pinot décimo a 2.33.