Una prueba técnica y estética, con trenes de ocho corredores perfectamente amoldados sobre sus bicicletas, rodando perfectamente coordinados a la máxima velocidad posible y con continuos relevos, de tal manera, que todo el mundo aporte su 100%.

27,6 kilómetros de carrera con el fin de batir el récord de velocidad de una etapa, caracterizada por una cota de 57,841 km/h, establecida por Orica- GreenEdge en 2013.

La etapa, con horario de salida a las 14:15, tiene prevista la llegada del último equipo en torno a las 16:45. Consta de largas rectas, con ciertos giros cerrados y mucho espectáculo.

Tomando como referencia la jornada del año pasado, las diferencias entre los equipos participantes fueron mínimas, (alrededor de los 7 segundos) por lo que parece que nos encontraremos con una nueva etapa de emoción e infarto hasta el final.

El recorrido tiene su salida en el Palais Royal, ingeniería sita en el centro de Bruselas, dirigiéndose hacia Woluwe-Saint-Pierre, al este, y luego hacia el sur para acabar junto al Atomium.

El primero en salir será el equipo Ineos, a las 14:30 y el último Jumbo-Visma a las 16:15, en el medio algunos de los favoritos como CCC (15:05), Mitchelton-Scott (15:50) o Deceuninck-Quick Step (16:05), vigente campeón del mundo en dicha disciplina.

Recordemos que a esta etapa llega como líder el primer ciclista en agenciarse el maillot amarillo en esta edición, Mike Teunissen del equipo Jumbo-Visma, seguido de Peter Sang a tan solo cuatro segundos. La tercera posición la ocupa Caleb Ewan, a seis segundos.