En las calles de Inglaterra tienen a su vengador, armado de cámaras y lo denuncia. También se juega el tipo.

En Reino Unido es algo muy común ver a los conductores de los coches hacerle la vida imposible a los ciclistas y además encararse con ellos.

Sin embargo, hay un 'justiciero', Dave Sherry, que busca limpiar las calles londinenses de los conductores más imprudentes. Como todo aspirante a superhéroe tiene su historia. "Hace 7 años llevaba a mi hijo en la parte detrás de mi bici y un conductor la golpeó, tristemente me dijeron que era mi palabra contra la mía".

Decidió que debía actuar: "En ese momento era empleado de seguridad, utilicé las pruebas de vídeo, puedes usarlas en un tribunal y no mienten". Con multitud de cámaras, algo que no despierta simpatías en los conductores.

También te puede interesar...

La brutal caída masiva en la 'montaña del infierno': más de cien ciclistas accidentados en cuestión de segundos