Una marcha cicloturista quiere concienciar de los peligros del fuego en el monte, ya que donde antes había verde, ahora han tenido que ver cenizas.

Los ciclistas, grandes amantes de la naturaleza, alzan la voz contra el horror de los incendios. Este año no han podido disfrutar del majestuoso escenario natural de la zona y han convertido esta marcha en una denuncia en contra de los incendios.

Nuestro compañero Leo Picazo recorrió con ellos alguna de las zonas quemadas en el último incendio de la sierra de Guadarrama y pudo observar de cerca el resultado provocado por las manos del hombre.

Como "un tremendo drama" definen los ciclistas el paisaje que ven ante sus ojos, derivado de un incendio que precisamente fue alertado por ciclistas. Incluso en varios momentos del recorrido el olor a quemado seguía estando presente.

Ante esta lucha, ganamos todos.