La actual campeona olímpica en Río de Janeiro, ha perdido en la primera ronda del Abierto de Vietnam, en su regreso a las pistas tras la lesión de rodilla que la ha tenido alejada de la competición durante siete meses.

La onubense comenzó el partido con ventaja de cinco puntos al principio del primer set (10-5), pero nunca se despegó de la jugadora tailandesa, que recuperó terreno al final gracias a un juego mucho más agresivo y a los errores de la española, hasta imponerse por 22 a 24.

El segundo, igual de igualado, comenzó con la española por delante hasta que sus propios errores pusieron por delante a su contrincante, hasta vencer por 22 a 20.

Marín aseguró sentirse decepcionada consigo misma tras perder en primera ronda: "Estoy bastante decepcionada por el partido de hoy, aunque por una parte estoy contenta porque las sensaciones de la rodilla han ido bastante bien y no he tenido problema alguno", comentó.

"Por otro lado, no he estado preparada mentalmente y eso ha hecho que no estuviera concentrada en el plan de juego y que en los finales de los sets no estuviera pensando en la táctica preparada con Fernando", reconoció.

"Por eso me he puesto más nerviosa y no he confiado en mí misma. Son errores que he cometido en este partido y que me han pasado factura. Por eso estoy muy decepcionada conmigo misma. Pero estoy segura de que de aquí a la semana que viene mejoraré esos detalles para seguir afrontando una competición de alto nivel", finalizó.

Carolina había viajado hasta Vietnam con el objetivo de ganar el torneo y así, preparse para el Masters 1000 de China, que arranca la semana que viene con la presencia de las mejores volantistas del mundo.

A continuación, enlazará con el Máster 500 de Corea del Sur, y los Masters 750 de Francia y Dinamarca en noviembre, con el mismo objetivo de ir sumando puntos y conseguir la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.