Coronavirus

La NBA no pagará a los jugadores que se pierdan partidos por no vacunarse contra el coronavirus

Los jugadores de la NBA que no se vacunen tendrán más restricciones: serán sometidos a pruebas con mucha más frecuencia y no cobrarán si se pierden partidos.

Andrew Wiggins se niega a vacunarse contra el coronavirus por "motivos religiosos" y la NBA le prohíbe jugar en el estadio de los Warriors

Publicidad

Los jugadores de la NBA han recibido los protocolos provisionales de salud y seguridad Covid-19, que no son nada benevolentes con aquellos que están sin vacunar.

La información enviada por la NBA a los 30 equipos detalla que los jugadores que todavía no se ha vacunado contra el coronavirus serán sometidos a pruebas con mucha más frecuencia y tendrán que cumplir más restricciones que el resto.

Entre las reglas se incluye que no podrán comer con compañeros de equipo o personal ya vacunados y que deben permanecer con mascarillas y al menos de dos metros de distancia del resto de los asistentes, en cualquier reunión de equipo.

Además, los jugadores no vacunados "deberán permanecer en su residencia cuando estén jueguen como locales" y no podrán salir del recinto del hotel en el que se alojen cuando estén de viaje.

En ambos casos, existen algunas excepciones, como ir a comprar comestibles o llevar a los niños a la escuela.

A los jugadores no vacunados tampoco se les permitirá visitar "entornos de mayor riesgo", señala la NBA en su nuevas reglas, como pueden ser restaurantes, bares, clubes, lugares de entretenimiento o grandes reuniones en interiores.

Wiggins y Kyrie Irving

Pero, además de esas normativas, la organización y la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto (NBPA) ya trabaja en las sanciones que aplicarán a los no vacunados que se vean vetados a competir por su decisión.

"A los jugadores que opten por no vacunarse no se les pagarán los partidos que se pierdan", confirmó el miércoles Mike Bass, portavoz de la NBA, que a su vez explicó que la liga había rechazado la petición de exención "por motivos religiosos" que hizo el canadiense Andrew Wiggins.

El jugador de los Golden State Warriors, por ejemplo, con una ficha de 27 millones de euros, perdería más de 350.000 dólares, unos 298.000 euros, por cada partido que no pueda disputar.

'Un plan satánico'

El base de los Brooklyn Nets, Kyrie Irving, también se unió a Andrew Wiggins y otras decenas de jugadores de la liga de baloncesto NBA que han decidido no vacunarse contra el COVID-19.

En ciudades como Nueva York o San Francisco es obligatorio que todos los deportistas mayores de 12 años se vacunen del coronavirus si quieren jugar competir en esos lugares, excepto con una exención médica o religiosa aprobada.

El excampeón de la NBA Kyrie Irving comenzó a seguir y darle me gusta a las publicaciones de Instagram de un teórico de la conspiración que afirma que las "sociedades secretas están implantando vacunas en un complot para conectar a los negros con una computadora maestra para un plan de Satanás".

Publicidad