NBA

LeBron James lidera la remontada ante los Warriors y mete a los Lakers en los playoffs de la NBA

Un triple-doble de Lebron James, autor de la canasta decisiva, lleva a los Lakers a los playoffs de la NBA, donde se medirán a los Phoenix Sun. Golden State Warriors se jugará el pase a las eliminatorias por el anillo ante los Memphis Grizzlies.

LeBron James, en un partido con los Lakers

Publicidad

El Rey regreso en el momento oportuno, en la noche señalada para que los Lakers remontaran una diferencia de 13 puntos ante Golden State Warriors (103-100) y se metieran en los playoffs de la NBA. LeBron James, con 22 puntos, 11 rebotes, 10 asistencias, comandó al actual campeón ante el equipo de Stephen Curry, que pese sus 37 puntos no pudo evitar la derrota ante el equipo angelino.

Los Lakers comenzarán la defensa de su anillo ante los Phoenix Sun en la primera ronda de los playoffs de la NBA. Y eso que los Warriors dominaron durante buena parte del partido a los de púrpura y oro. Stephen Curry lideró a los de San Francisco, pero el trío formado por ames, Anthony Davis y Davis Schroder, con la asistencia de Alex Caruso, le dieron la vuelta al partido y propulsaron a los Lakers a los playoffs.

La derrota condena a los Warriors a jugarse su presencia en los playoffs ante Memphis Grizzlies. Ambos equipos se disputarán el octavos u último puesto que da acceso a la lucha por el anillo en la Conferencia Oeste.

LeBron James, la clave en una nueva fecha clave para los Lakers

Aunque LeBron, con 22 puntos, 11 rebotes, 10 asistencias, 2 robos y 1 tapón no fue el máximo anotador de su equipo (Anthony Davis hizo 25 puntos y 12 rebotes), el de Akron fue, una vez más, el jugador más decisivo de Los Lakers. A falta de un minuto para el final del partido, con un empate 100-100 en el marcador, la pelota llegó a James cuando la posesión se acababa para los Lakers.

LeBron, con problemas en un ojo tras el golpe que le había propinado un minuto antes Draymond Green, sólo tuvo tiempo de recoger el balón y tirar a la desesperada. El tiro de James entró limpio y colocó a los Lakers por delante, 103-100. Los Warriors tuvieron dos posesiones más pero fueron incapaces de anotar, lo que dejó el marcador sin cambios.