83

Publicidad

Baloncesto

La historia de Hansel Emmanuel, un joven de 17 años que realiza mates, bandejas y tapones con un solo brazo

Hansel Enmanuel Domínguez es un joven dominicano de 17 años que perdió el brazo de pequeño cuando un muro le cayó encima. Tras esta desgracia siguió luchando y ahora es una de las estrellas del baloncesto en Santo Domingo.

Si hay un deporte en el qeu parece completamente imposible jugar sin un brazo es el baloncesto. Sin embargo, para Hansel Enmanuel Domínguez no es una limitación sino una motivación. Este joven de 17 años perdió el brazo de pequeño cuando le cayó un muro encima y desde entonces no ha perdido la ilusión por el deporte que ama.

Hansel mide 1,93 y tiene 17 años, seguramente cuando sufrió el accidente que de dejó sin el brazo izquierdo pensó que no podría volver a jugar al baloncesto, pero ese pensamiento nunca se apoderó de él y siguió trabajando y creyendo que podía volver a cumplir su sueño tras el accidente.

Ahora, varios años después en la cancha no hay ningún movimiento fuera de su alcance. Su capacidad de salto es espectacular, realiza bandejas, tiros lejanos y mates escpectaculares.

Potencia y defensa

Vive en uno de los barrios más pobres de Santo Domingo y el talento lo ha heredado de su padre, el jugador de baloncesto dominicano Hansel Salvador, conocido como Kikima. Ahora él está orgulloso de su hijo, que empieza a ser una estrella del baloncesto en su país. La defensa en el aire dice que es uno de sus puntos fuertes.

“Al principio no quería que jugara por temor a que sufriera algún golpe. Las faltas de un muchacho de 25 años no son las mismas que las de uno de 16. Pero hay que dejarlo fluir, que consiga sus logros porque se ha dedicado a trabajar”, decía su padre hace un par de años.

El joven admira a su padre, pero su debilidad es Lebron Kames y Kevin Durant, vaya ídolos.

Publicidad