Kobe Bryant

El emocionante discurso de Vanessa Bryant tras la inclusión de Kobe en el 'Hall of Fame' de la NBA

Así fue el emotivo discurso a Kobe de Vanessa Bryant en el Salón de la Fama de la NBA: "En cada vida te elijo". La icónica leyenda de los Lakers, ingresa de manera póstuma junto con Kevin Garnett y Tim Duncan. Su viuda estuvo acompañada por Michael Jordan.

Publicidad

Vanessa Bryant, viuda de Kobe Bryant, ha aceptado la admisión de su esposo al Salón de la Fama del Baloncesto Naismith Memorial, diciendo que él todavía está ganando incluso después de que se ha ido. Vanessa salió al escenario acompañada de Michael Jordan, el ídolo de su Kobe que ha sacado recientemente a la luz los últimos mensajes que le envió Bryant. También estuvieron presentes otros jugadores como el español Pau Gasol.

"Yo evitaba siempre elogiar a mi esposo en público porque sentía que recibió suficientes elogios de sus aficionados en todo el mundo y alguien tenía que traerlo de vuelta a la realidad", dijo Vanessa Bryant durante la ceremonia que se llevó a cabo en el Mohegan Sun Arena en Uncasville (Connecticut).

"Estoy segura de que en este momento él está riendo en el cielo porque estoy a punto de elogiarlo en público por sus logros en uno de los escenarios más públicos. Lo puedo ver ahora, con los brazos cruzados, con una gran sonrisa diciendo '¿no es una broma?'", explicó.

"Todavía está ganando"

La Clase 2020 del Salón de la Fama del Baloncesto Naismith Memorial es una de las que más estrellas tienen de todos los tiempos, ya que están Bryant y sus compañeros Kevin Garnett y Tim Duncan.

Sin embargo, la figura que acaparó la atención fue Bryant, quien murió en el trágico accidente de helicóptero, junto con su hija Gianna y otras siete personas, el 26 de enero del 2020.

El discurso de Vanessa Bryant, pronunciado con el ídolo de Bryant, el legendario Michael Jordan, de pie junto a ella como su presentador en el Salón de la Fama, se centró en su relación con su esposo, así como la de él con sus hijas.

"No tengo un discurso preparado por mi esposo porque él superó todos y cada uno de los discursos", dijo. "Era inteligente, elocuente y talentoso en muchas cosas, incluido hablar en público. Sin embargo, sé que agradecería a todos los que lo ayudaron a llegar aquí, incluidas las personas que dudaron de él y las que trabajaron en su contra y le dijeron que él no podía alcanzar sus metas", dijo.

También habló sobre su determinación y voluntad de jugar a pesar de las lesiones, como cuando anotó dos tiros libres y salió del campo de juego sin ayuda después de romperse el tendón de Aquiles.

Junto a Michael Jordan, el ídolo de Kobe

Subrayó que ese sentimiento venía de tener la oportunidad de ver a Jordan crecer y seguir su ejemplo de intentar siempre montar un espectáculo para la única persona que sólo podría verlo jugar esa noche, en ese partido.

"La gente no lo sabe, pero una de las razones por las que mi esposo jugó a pesar de las lesiones y el dolor fue porque dijo que recordaba ser un niño pequeño, sentado viendo jugar a su jugador favorito", dijo mientras observaba a Jordan. "Recuerdo que le pregunté porqué no podía quedarse fuera de un partido porque estaba lesionado. Él dijo: '¿Qué pasa con los aficionados que ahorraron para verme jugar solo una vez?'. Nunca se olvidó de sus aficionados".

Contó que sus aficionadas favoritas eran sus hijas, a las que adoraba constantemente e hizo todo lo posible por asistir a cada uno de sus eventos: "Gracias por ser el mejor esposo y padre que podrías ser. Gracias por crecer y aprender de tus propios errores", expresó Vanessa Bryant. "Gracias por tratar siempre de ser mejores. Gracias por nunca rendirse con nosotros. Gracias por todo su arduo trabajo. Gracias por nuestra familia. Gracias por nuestras hijas: Natalia, Gianna, Bianka y Capri".

También Vanessa le dio las gracias a Bryant por haberles dado una vida "maravillosa" juntos en familia y por todos los sacrificios que hizo a pesar de tener luego que entrenar y jugar.

Tras las muchas gracias que Vanessa le dedicó a Bryant, la esposa de la exestrella de los Lakers acabó su intervención con un "Felicitaciones, bebé. Todo tu arduo trabajo y sacrificio han valido la pena. Una vez me dijiste: si vas a apostar por alguien, apuesta por ti mismo. Me alegro de que apuestes por ti mismo, eres un gran triunfador. Lo hiciste. Ahora estás en el Salón de la Fama. Verdadero campeón".

Publicidad