Baloncesto

Diamond DeShields: de estar en silla de ruedas por un tumor a ganar la WNBA

Viajó a Italia, le dieron un golpe y le detectaron un tumor en la médula... Después de luchar mucho, ha conseguido recuperarse, volver a jugar y ha ganado la NBA femenina.

Publicidad

Lo vivido por la jugadora recuerda a la famosa frase de Rocky: “No importa lo fuerte que golpeas, sino lo fuerte que pueden golpearte”, superando obstáculo tras obstáculo en los últimos años. Su historia comienza en 2019, cuando tras acabar la temporada regular con los Chicago Sky, donde ganó el concurso de skills, jugó el All Star y fue tercera en el Draft, decidió utilizar sus vacaciones invernales para jugar en la liga italiana, concretamente en el Schio, en Vicenza.

En uno de los partidos que disputa en Italia le golpean en la espalda y esto le provoca un bulto que no mejoraba pese al paso del tiempo, por lo que decidieron someterle a pruebas para ver de qué podía tratarse. La resonancia magnética no dio margen de error y confirmó lo que nadie quería escuchar: tenía un tumor en la médula espinal.

"Fue demoledor, nunca piensas que algo así pueda pasarte a ti"

Diamond declara que en ese momento el mundo se le vino encima: “Fue demoledor, nunca piensas que algo así pueda pasarte a ti”. El guion de actuación era claro. Pese a que el tumor era benigno, tenía que operarse lo antes posible, asumiendo los riesgos que esto podía traer consigo: quedarse paralítica o afectar a los nervios.

Y de nuevo ocurrió lo que nadie quería: la operación que tenía que durar tres horas duró nueve, y pese a lograr retirar el tumor con éxito, la intervención afectó a sus nervios y le dejó con problemas como temblores, contracciones en los músculos y sin poder hablar ni caminar.

No sabían si volvería a andar

Tras un período de rehabilitación donde el esfuerzo fue máximo y ni los médicos sabían si volvería andar, logró no solo volver a caminar sino jugar de nuevo al baloncesto en julio de 2020. En agosto se lesionó del muslo y decidió que si quería seguir jugando tenía que parar por completo y recuperarse al cien por cien. Nueve meses después volvió a jugar a tal nivel que ganó la liga en octubre de 2021. Ahora, ha ganado la WNBA, la liga femenina estadounidense. .

Ahora ha fichado por los Phoenix Mercury de Arizona, y habiendo superado todos estos obstáculos quiere seguir conquistando títulos y logrando récords en su nuevo equipo.

Publicidad