31 puntos de diferencia es lo que remontaron Los Ángeles Clippers en cancha de los Golden State Warriors, una remontada nunca vista en la historia de los Playoffs y la tercera mayor de todos los tiempos en la NBA.

 

Lou Williams, con 36 puntos y 11 asistencias, fue el líder de su equipo desde el banquillo, apagando el enorme segundo cuarto que tuvieron los Warriors, encabezados por un atinado Stephen Curry.

Cuando restaban 7:31 para finalizar el tercer cuarto, el marcador era de 94-63 a favor de los Warriors. Nada hacía pensar que los Clippers responderían con un parcial de 37-72 en lo que restaba de encuentro. El miedo en el Oracle Arena era más que evidente.

 

Finalmente, la remontada se produjo. Desde 1989 no se veía algo similar. Fue el otro equipo de Los Ángeles, los Lakers, los que dieron la vuelta a 29 puntos de desventaja. 30 años después, los Clippers toman el testigo.

No fue la única mala noticia para unos Warriors que también podrían haber perdido a DeMarcus Cousins para lo que resta de Playoffs. El pívot se marchó visiblemente dolorido de la pista.