Un imperial Tomic arrolla al Fuenlabrada

Publicidad

PLAYOFFS LIGA ENDESA | BARÇA 99-65 FUENLABRADA

El Barça se estrena en los playoffs con un abultada victoria ante el Fuenlabrada

El Barça Lassa arrolló al Montakit Fuenlabrada en el primer partido de los playoffs de la Liga Endesa (99-65) y de esta forma está a un solo de triunfo de alcanzar las semifinales. El conjunto de Xavi Pascual no dio opción a su rival desde el principio gracia a un imperial Ante Tomic (15+9 y 30 valoración) y a un gran acierto exterior. Además, los culés batieron el récord de asistencias en un choque de Playoffs (29) y lograron el triunfo más abultado de las eliminatorias por el título en 15 años.

El Barcelona Lassa dio este jueves el primer paso hacia las semifinales de la Liga Endesa al sumar un triunfo incontestable ante un inofensivo Montakit Fuenlabrada (99-65), que se vio desbordado por la jerarquía en la zona de Ante Tomic (15 puntos y 30 de valoración) y el acierto exterior azulgrana. Los catalanes no dieron opciones a su rival en el primer duelo de los cuartos de final de la ACB celebrado en el Palau Blaugrana y el próximo domingo en el Polideportivo Fernando Martín tendrán la posibilidad de resolver la serie por la vía rápida. No querían sorpresas los de Xavi Pascual en su estreno en los 'playoff' y empezaron con la quinta marcha de inicio, dejando sin opciones a un inoperante Fuenlabrada, que, consciente de su inferioridad, nunca dio muestras de querer entrar en el encuentro.

El Barça ya castigó en el primer cuarto con 6 triples

El parcial de 9-0 de inicio de los locales desconectó a los de Jota Cuspiera, que veían como el Barcelona ahogaba a Jonathan Tabu, su faro en la dirección, y se mostraba muy acertado desde el perímetro con 6 triples de 11 intentos en el primer cuarto. Penalizados por las pérdidas (9 en el primer tiempo) y el frágil juego interior, los madrileños sobrevivían gracias a los tres triples de Paunic, Popovic y Tabu, que de poco sirvieron ante el vendaval ofensivo de su rival. Liderados por las asistencias de Satoransky (6 en el primer cuarto, la efectividad de Stratos Perperoglou -13 puntos- y la superioridad de un renacido Ante Tomic en la pintura, los azulgrana dejaban el partido encaminado en los primeros 10 minutos (31-15).

Las sensaciones no mejoraron para los visitantes en el segundo periodo, a pesar de las rotaciones que introdujo Pascual. Explotó el técnico azulgrana los kilos de Samuels en la pintura que encontró un buen socio en Carlos Arroyo para sobrepasar al débil juego interior de los visitantes. En éstas, el Barcelona, menos efectivo desde la línea de 6,75 metros, llegó a gozar de una diferencia de 24 puntos (min.17). Reaccionó tímidamente el Fuenlabrada con un parcial de 0-9, sacando rédito de un lógico bajón de los jugadores azulgrana, que, sin embargo, afrontaron el tercer periodo con una ventaja de 22 puntos (54-32) tras una canasta sobre la bocina de Navarro.

Tomic, una pesadilla para el 'Fuenla'

Con el partido casi sentenciado, la duda residía en si el Fuenlabrada sería capaz de maquillar el resultado y recuperar sensaciones con vistas al segundo encuentro de la serie. La reacción de los de Cuspinera no llegó y el Barça, lejos de relajarse, lo aprovechó para engrasar la máquina de cara al futuro y aumentar la ventaja (66-39, min.25). Tomic se adueñaba de la zona con 8 puntos y 6 rebotes en el tercer cuarto, mientras que Navarro se disfrazaba de base con tres de las 29 asistencias que sumó el Barcelona.

El Fuenlabrada, sin respuesta, sólo conseguía algo de continuidad con los chispazos exteriores de Popovic y Tabu y cerró el cuarto con un triple de Llorca, máximo anotador de su equipo con 12 puntos, que dejaba el 74-49 con el que se afrontó el último periodo. Fueron unos últimos diez minutos en los que el Barcelona bajó algo su intensidad y el Montakit, liderado por el orgullo de secundarios como Llorca y Scott, apretó las tuercas, al fin, aunque no pudo evitar que el partido terminara con un resultado de escándalo. Abrines y Eriksson no tuvieron piedad desde la línea de 6,75 metros en los últimos cuatro minutos y el Montakit salió del Palau con una desventaja de 44 puntos, un resultado que confirma la enorme desigualdad entre ambos conjuntos.

Publicidad