NBA

Andrew Wiggins se niega a vacunarse contra el covid-19 y la NBA le prohíbe jugar como local

El jugador de los Golden State Warriors no quiere administrarse la vacuna contra el coronavirus pero la NBA no le ha dejado y no podrá contar para Steve Kerr en los partidos como local.

Andrew Wiggins se niega a vacunarse contra el coronavirus por "motivos religiosos" y la NBA le prohíbe jugar en el estadio de los Warriors

Publicidad

Son muchos los deportistas que se han negado a vacunarse contra el coronavirus, ese es el caso de Andrew Wiggins, el ex de los Timberwolves no quiere administrarse la vacuna por "motivos religiosos" incumpliendo así una normativa obligatoria en la NBA.

Debido a las regulaciones locales de coronavirus en Nueva York y San Francisco, los deportistas que compitan en esas ciudades deben estar vacunados contra el coronavirus a menos que se apliquen exenciones por razones médicas o religiosas. Por lo tanto, todos los deportistas mayores de 12 años que no estén vacunados no podrán competir en dichas ciudades.

"La NBA ha examinado y ha rechazado la petición de exención de Andrew Wiggins por motivos religiosos en cumplimiento de la orden del departamento de salud pública de San Francisco, que exige que las personas con 12 años o más sean vacunadas para poder participar en eventos masivos en interiores.

Más de el 85% de jugadores ya están vacunados

De esta manera, Wiggins no podrá jugar los partidos que los Warriors jueguen como locales hasta que no cumpla esta condición", ha explicado la NBA en un comunicado.

De momento, Wiggins no podrá jugar como local pero todavía tiene tiempo de vacunarse ya que las medidas entran en vigor en San Francisco a mediados del próximo mes. Los jugadores no vacunados pueden jugar esta temporada, aunque tendrán que ser evaluados diariamente en los días de entrenamientos y viaje para asegurarse que no están contagiados.

Aproximadamente el 85% de los jugadores ya fueron vacunados al final de la temporada pasada, pero se cree que la cifra de la liga ha aumentado desde entonces, por lo que son muy pocos los jugadores que no están inmunizados contra el coronavirus.

Publicidad