Matan a tiros a Reche Caldwell, excompañero de Tom Brady en los Patriots

Publicidad

Fútbol americano

Asesinan a Reche Caldwell, excompañero de Tom Brady en los Patriots

Matan a tiros en la puerta de su casa de Tampa a Reche Caldwell, exjugador de Chargers y Patriots en la NFL.

El exreceptor Donald 'Reche' Caldwell, quien pasó siete temporadas en la NFL después de una carrera estelar en Florida, ha sido asesinado en su ciudad natal de Tampa (Florida) el pasado sábado por la noche.

La información la ha dado este domingo la madre de Caldwell a TMZ. Al parecer, Caldwell fue tiroteado en la puerta de su casa cuando se disponía a salir con su novia.

Caldwell, de 41 años, ayudó a llevar a los Gators a un campeonato de la SEC en 2000 y después en el 2002 fue seleccionado en la segunda ronda del draft de la NFL 2002 por los Chargers de San Diego, donde jugó hasta 2005 antes de firmar con los Patriots de Nueva Inglaterra en 2006.

Fue el receptor principal de los Patriots ese año, con 760 yardas. Allí coincidió con la súper estrella Tom Brady. Estuvo con el equipo la próxima temporada baja, cuando se cruzó con Wes Welker, hasta que fue liberado al final de la pretemporada.

Welker ha tuiteado este domingo: "¡La sonrisa y la actitud de Reche eran contagiosas! ¡Mis pensamientos y oraciones están con Bubba Caldwell y su familia!".

El excompañero de equipo de los Patriots Benjamin Watson también escribió: "Siempre nos mantuvo riendo y alegre. Siempre tenía la sonrisa más grande. Siempre tenía las mejores historias. Es triste escuchar sobre el fallecimiento de mi compañero de equipo Reche Caldwell. Que el Señor consuele a su familia durante este tiempo".

Caldwell tuvo una temporada de un año con los Redskins de Washington en 2007 y fue al campamento de entrenamiento con los Rams de San Luis en 2008. En los 71 partidos de su carrera, atrapó 152 pases para 1.851 yardas recibidas y 11 touchdowns.

Quiso ser entrenador

Después, regresó a Tampa y abrió una empresa de planificación de eventos y se ofreció como entrenador de fútbol. En 2014, fue arrestado por posesión de drogas e intención de venderla y fue sentenciado a 27 meses en una prisión federal y tres años de libertad condicional.

El pasado enero de 2020 se declaró culpable de un cargo de conspiración para cometer fraude a la atención médica, junto con varios otros exjugadores de la NFL, que presentaron casi cuatro millones en reclamaciones de seguros falsas durante un período de 18 meses. Iba a ser sentenciado este mes.

Publicidad