Ajedrez

El ajedrez como medida contra la soledad: así es el plan de Jesús para popularizar este juego en Holanda

Jesús Medina, ajedrecista urbano, tuvo la idea de construir tableros de ajedrez en la calle mientras hacía running. Empezó en Utrecht y ha ampliado la idea por 80 ciudades más.

Publicidad

Jesús Medina es un enamorado del ajedrez y mientras corría se le metió en la cabeza la idea de que había que popularizar el ajedrez urbano: "Llamé al Ayuntamiento de Utrecht y me dijeron que era una idea buenísima pero de momento eres el único que quiere esto", nos explica Jesús.

Tras varias gestiones terminó consiguiéndolo, sin embargo, no quiso quedarse ahí: "Escribí cartas a alcaldes y concejales de 80 ciudades holandesas y les dije que hicieran lo mismo".

Ahora, más de 3 años y medio después, ha conseguido instalar más de 100 tableros de ajedrez por todas las calles holandesas y otras 200 aprobadas. Desde todos los rincones del mundo le preguntan a Jesús Medina por su idea: "Lo que estoy haciendo en Holanda se puede copiar en España y en otros países, en Bélgica, Argentina e incluso en Uganda".

Además, a Jesús no le importa el tiempo que haga, siempre está dispuesto a jugar al ajedrez: "Si hace frío jugamos, si hace calor jugamos, he estado jugando al ajedrez con 0º".

Respetan las medidas contra el coronavirus

Por otra parte, con las medidas de seguridad del coronavirus no es recomendable estar muy cerca del oponente, por lo que Jesús plantea lo siguiente: "Estás de pie, haces la jugada, te vas para atrás y el oponente hace lo mismo cuando le toque".

De momento, solo un tablero ha sido saboteado: "Pusieron hierba seca encima y la quemaron". Para cuidar la zona de juego utilizan estructuras humanas para que siempre estén cuidadas: "Como buen ajedrecista tienes que tener un plan".

Este juego que tanto se ha popularizado en el mundo los últimos meses gracias a la serie 'Gambito de Dama' aporta muchas cosas buenas: "El ajedrez aporta mucho para cobatir la soledad", asegura Jesús. De momento, el plan de Jesús no ha heco nada más que empezar.

Publicidad