243.739864

Publicidad

Cultura

Volvemos a una sala de conciertos tras el coronavirus

El Café Berlín de Madrid ha abierto sus puertas este fin de semana tras ocho meses cerrado por la pandemia del coronavirus. Así fue su primera noche.

Hace ocho meses las aves nocturnas de Madrid se quedaron sin cielo: melenudas, con cuero y tachuelas, con gafas de pasta, con medias de rejilla y taconazo, con zapatillas, ejecutivas recién llegadas de la oficina… A todas les clausuraron su centro de peregrinación del jazz, el flamenco, el rock… El Café Berlín, más de 40 años como referencia de la cultura madrileña, cerraba sus puertas por la pandemia del coronavirus. Este fin de semana vuelve a la vida y a programar música en directo.

La ceremonia ha cambiado mucho: gel hidroalcohólico, alfombrilla desinfectante, medidores de CO2 para comprobar la ventilación… La barra está cerrada, se sirve en mesa donde recomiendan quitarse la mascarilla solo mientras se beba. Quince minutos antes del toque de queda, a las doce menos cuarto, el nido tiene que quedarse vacío. Una hora indecente para un local que acogía almas hasta las seis de la mañana.

El aforo máximo del Berlín era de 250 fieles distribuidos en sus míticas butacas de terciopelo rosa. Este viernes se ponían a la venta 70 entradas, el 35% de su capacidad. "¿Salen las cuentas así?", pregunto a Andrés Almada, alias Pato, el responsable de la sala: "Mira, no compensa económicamente pero sí espiritualmente".

Anoche, Javier Massó, al que Enrique Morente rebautizó como 'Caramelo de Cuba' y uno de los mejores pianistas de jazz latino del mundo, resucitó por segunda vez el Berlín. A finales de 2015 esta sala de conciertos sucumbió víctima de la especulación inmobiliaria. Un magnate indio puso sobre la mesa 23 millones y aquel bonito edificio abalconado cambió la música por el ruido de maletas. Una cadena hotelera más. Pero el Berlín resistió, se mudó a 100 metros de la anterior ubicación. Cinco años después, apenas llegan turistas al centro de la capital. Cuestión de karma.

Más información en Instagram @gabrielafresan

Publicidad