Después de la investidura fallida, los políticos se van de vacaciones, pero no parece que vaya a ser su menor verano. Nuestro ilustrador, Alfredo Boto-Hervás, cree que Pedro Sánchez no se podrá quitar de la cabeza las negociaciones con Pablo Iglesias. Así cree que va a pasar sus días de descanso en la playa.