El truco fácil para que la pasta te quede siempre perfecta

Publicidad

Día de la Pasta

El truco fácil para que la pasta te quede siempre perfecta

La pasta es uno de los alimentos más consumidos, versátiles y con identidad que existen, por eso aprovechamos que el 25 de octubre se celebra el Día Mundial de la Pasta, para contarte algunos sencillos trucos para que tu pasta sea de 10, la próxima vez que la prepares.

Spaghetti, Fusilli, Canelones, Raviolis, Tortellinis,...y así se podrían seguir nombrando diferentes tipos de pasta corta, larga, fresca, seca o rellena, hasta llegar a mencionar las más de 600 variedades que existen, según la Organización Internacional de la Pasta. Por eso te vamos a contar un poco sobre este alimento, antes de convertirte en un experto cocinero de pasta.

Según este organismo, las teorías en torno al origen de la pasta son numerosas. Algunos atribuyen su descubrimiento a Marco Polo, quien la introdujo en Italia a la vuelta de uno de sus viajes a China, en 1271.

Pero para otros, este producto realizado a base de harina y agua, se remonta hasta las antiguas civilizaciones etruscas. Estas trituraban diversos cereales y granos con agua, y elaboraban una masa que luego se cocía, obteniéndose un alimento nutritivo y de buen sabor.

Sea cual sea el origen real de la pasta, este es un alimento tan popular que hasta tiene su propio día mundial, que se celebra el 25 de octubre. Este día fue escogido hace 25 años por los fabricantes de pasta de diversos países, con motivo de la realización del primer congreso mundial de pasta celebrado en Roma en 1995.

Trucos, paso a paso, para una pasta perfecta

Este alimento característico de la cocina mediterránea es consumido en casi cualquier parte del planeta y, por esto mismo existen muchas formas de prepararla, lo que hace que saber cuál es la forma correcta de cocinarla, para que quede perfecta, sea casi un misterio.

Por esto te vamos a compartir unos cuantos trucos para que la próxima vez que hagas pasta te quede en su punto justo, como si fueras un auténtico cocinero italiano, o sino por lo menos que alcances la categoría de mejor cocinero de pasta...de tu casa.

Atención a los utensilios: antes de ponerte con la pasta, unos 100 gramos por persona, es muy importante que tengas a mano la olla ideal para cocer la pasta. Esta debe ser grande y con bordes altos para que pueda moverse con libertad y no se quede pegada.

Agua, dale agua: la pasta debe cocer en abundante agua salada, calculando aproximadamente un litro de agua por cada 100 gramos de pasta. El agua es fundamental para que la pasta no se pegue entre sí y esté bien hidratada.

Dale sal a la pasta: te dijimos que el agua debe estar salada, y el momento de añadirla es cuando el agua haya roto a hervir, no antes, ni después. ¿Pero, y cuál es la cantidad que debes añadir? Para darte una idea exacta debes agregar una cucharada de sal, por cada dos litros de agua.

¿Y la pasta para cuando?: Cuando el agua comience a hervir, después de añadir la sal, es el momento exacto para añadir la pasta. No agregue la pasta si el agua no burbujea, ya que corres el peligro de que acabe pasándose.

Remover, ¡si!: una vez que la pasta esté dentro del agua, remuevela sólo una vez y comienza a calcular el tiempo de cocción, en base a lo que recomienda el fabricante en las instrucciones del paquete de la pasta. Esto suele oscilar entre los 8 y 11 minutos.

Antes de retirarla: cuando la pasta esté lista, o al dente, agrega un vaso de agua fría sobre el agua hirviendo. Una vez la apagues, espera unos segundos y luego pásala por un colador.

El último paso:una vez tengas tu pasta lista, solo tendrás que saltearla en una sartén donde esté previamente hecha la salsa, eso sí poco tiempo para que la pasta no se pase.

Con esto conseguirás una pasta perfecta y lista para disfrutar. ¡Buon appetito!

Publicidad