137.002500

Publicidad

Teruel

Teruel, una ciudad mudéjar llena de amor

Teruel es una ciudad que enamora por su naturaleza, su historia y su gastronomía. La provincia aragonesa está construida con claras influencias mudéjares y modernistas, pero sus calles tienen sobre todo un protagonista, el amor.

Teruel es una de esas provincias de España que enamora por su naturaleza, su historia y su gastronomía. Estos son atractivos turísticos de sobra para visitar la ciudad aragonesa.

Es una ciudad con claras influencias mudéjares y modernistas. Prueba de ello es que es el lugar de España con más edificios mudéjares por metro cuadrado.

Además, Teruel cuenta en su provincia con unos pueblos muy singulares. Se trata de una atractiva tierra de arte y naturaleza.

La importancia del amor en Teruel

El amor es muy importante en esta ciudad aragonesa. Son constantes las estatuas y monumentos en lugares céntricos de la misma que nos lo recuerdan.

La historia de los amantes de Tuerel es la que sirve para explicar la importancia de este sentimiento en una de las ciudades menos pobladas del país.

Dice la leyenda que dos jóvenes, Isabel y Juan Diego, estaban enamorados pero el padre de ella no les dejaba casarse porque él carecía de riqueza. Entonces, llegaron a un acuerdo, él se marcharía durante cinco años para hacer fortuna y si lo conseguía el padre daría su consentimiento. Pero no lo logró, e Isabel se casó con otro hombre. Diego volvió a aparecer el día de la boda, y le pidió a ella un beso. Isabel, ya casada, se lo negó y él se desplomó y murió de amor. Al día siguiente, en el funeral, Isabel le concedió el beso al difunto y ella falleció en acto.

Esta historia impactó tanto entre los habitantes de Teruel que los enterraron juntos. En el siglo pasado los trasladaron a un mausoleo presidido por sus dos esculturas.

Teruel y la belleza de su provincia

La provincia de Teruel tiene paisajes inolvidables por los que perderse. Calomarde, un lugar donde pasear entre cañones a través de unas plataformas que permiten disfrutar del Río Blanco, es claro ejemplo de ello.

Otro ejemplo es Albarracín, uno de los pueblos más bonitos de España. Es una preciosa localidad medieval.

Publicidad