120.00

Publicidad

Cine

'Rifkin’s Festival', 'Explota, explota' o 'Falling', el debut como director de Viggo Mortensen, destacan en los cines esta semana

Nuevos estrenos este fin de semana en los cines a ritmo de Woody Allen y Raffaella Carrá.

Disfrutemos de lo que es ya casi una tradición. Una vez al año, película de Woody Allen. Porque el prestigioso director sigue igual de prolífico pese a la edad, los boicots o el Me too.

Su nuevo trabajo “Rifkin's festival” nos habla de amores, celos y desamores en un escenario bien conocido por los amantes del cine, el festival de San Sebastián. La película abrió este año el certamen, por cierto. Con muchos actores nacionales y su tono habitual resignado y nihilista, Allen mezcla enredos, guiños cinematográficos con ácidas reflexiones. No es su mejor película, pero Woody Allen siempre compensa.

Uno que debuta como director, productor, guionista e incluso como compositor es Viggo Mortensen. El conocido actor nos cuentan las heridas familiares y los conflictos entre un hijo homosexual y su padre conservador y enfermo. Las intenciones aquí son buenas, también las interpretaciones aunque el resultado un poco tópico y redundante.

Tono ligero, argumento simple y música cargada de nostalgia. Al ritmo de las canciones de Raffaella Carrá, “Explota, explota” narra las aventuras de una joven que sueña con ser bailarina en los últimos años del franquismo. Aquí destacan las actrices Ingrid García Johnsson y Verónica Echegui.

Cuidado con lo que deseas...Es la simple moraleja de "La habitación". Un matrimonio se muda a una casa y descubre una estancia oculta donde se pueden cumplir sus sueños y sus pesadillas.

Con cierto tono romántico y crepuscular llega "Una ventana al mar". Emma Suárez saca adelante esta historia de una mujer que inicia una relación a sabiendas que tiene cáncer.

A todo estas recomendaciones, hay que sumar “Eso que tú me das”, que ha adelantado un poco su estreno a mitad de esta semana y con gran éxito. Este documental recoge la última entrevista que Pau Donés dio a Jordi Évole tan sólo 15 días antes de morir.

Publicidad