Los toros de la ganadería de los hermanos García Jiménez y Olga Jiménez han protagonizado el quinto encierro de las fiestas de San Sebastián de los Reyes en honor al Cristo de los Remedios. El encierro ha estado marcado por los tres toros que se han quedado rezagados a lo largo de todo el recorrido y que ha permitido que se lleven a cabo numerosas carreras.

El cuarto encierro fue un encierro plástico y bello. El cabestro Ronaldo tomó la cabeza de la manada. Fue uno de los encierros más rápido de la jornada y con más afluencia de personas por lo que ha habido más incidencias.