La ganadería de Victoriano Río ha sido la encargada del quinto encierro de San Fermín, el menos rápido hasta la fecha de las fiestas de 2019. Una emocionante carrera debido a que la manada estaba más estirada y ha permitido colocarse mejor a los mozos, uno de los cuales ha resultado herido por asta en un brazo.