Toros Mallorca

La Puerta Grande de la plaza de toros de Palma se vuelve a abrir a pesar de las trabas políticas

Unas 4.000 personas, asistieron al primer festejo tras la pandemia, en el que estaban anunciados toros de Zalzuendo para El Juli, Cayetano y Tomás Rufo.

El Juli triunfa en el regreso de los toros a Palma

El Juli triunfa en el regreso de los toros a Palma EFE

Publicidad

Han vuelto los toros a Mallorca después de tres años. 2019 fue la última vez que los habitantes de la isla pudieron acudir al coliseo balear para asistir a una corrida de toros. Y han vuelto a pesar de las trabas impuestas por el gobierno balear, liderado por la socialista Francina Armengol, y sus socios de Podemos y los nacionalistas de Mès. A los impedimentos para programar festejos taurinos se une también el ayuntamiento de Palma.

Ésta es la única localidad en la que tienen prohibida la entrada los menores de 18 años, ni aunque vayan acompañados de un adulto. Una prohibición que solo compartía Cataluña pero con los menores de 14 años, justo antes de aprobar una ley en el parlamento catalán para prohibir los festejos taurinos en plazas de toros y que en 2016 tumbó el Tribunal Constitucional por considerar que las autonomías no tienen esas competencias. La ley era anticonstitucional.

Una estrategia que quisieron copiar en el parlamento balear aprobando la Ley Balear de Regulación de las Corridas de Toros y Protección de los Animales en 2017, con los apoyos de quienes la impulsaban, PSOE, Podemos y Mès que regulaba los festejos.

Tan solo un año después, en 2018, el Constitucional, una vez más, y al igual que en Cataluña, dictó en contra de la ley. También era anticonstitucional.

A la empresa Balañá, que gestiona el coliseo balear, con el empresario taurino Antonio Matilla al frente, les obligan a indicar en los carteles taurinos que el espectáculo "puede herir la sensibilidad de los asistentes", y está también prohibida la venta de bebida alcohólica en el interior de la plaza. Según asegura el propio empresario tampoco les permiten la venta de las localidades de la parte alta, las situadas a lo largo de la hilera de arcos, que son las más baratas de la plaza y más fáciles de vender.

El Juli triunfa en el ruedo

Unas 30 personas se reunieron anoche a las puertas del recinto, convocadas por Anima Naturalis, para protestar contra las corridas de toros. Dentro, unas 4.000 personas, asistieron al primer festejo tras la pandemia en el que estaban anunciados toros de Zalzuendo para El Juli, Cayetano y Tomás Rufo, que sustituía a Morante de la Puebla. Al elenco artístico se unía el pintor de proyección internacional Domingo Zapata, que decoró los burladeros con sus personales pinturas.

El triunfador del festejo fue el torero Julián López, El Juli, al cortar dos orejas y salir en hombros por la puerta grande, la puerta del triunfo volvía a abrirse. El joven Tomás Rufo, torero revelación de la temporada, falló con la espada y perdió un triunfo importante en su primer toro, y cortó una oreja con petición de la segunda en el sexto de la noche. Cayetano sorteó el peor lote.

El viernes, 5 de agosto, se celebrará el segundo festejo consecutivo de la feria taurina de Palma. Están anunciados los toros de Luis Algarra para El Fandi, Manzanares y Roca Rey, el torero más taquillero del momento. Y está prevista la entrada de unas 5.000 personas al coliseo balear donde la gran mayoría de asistentes es público extranjero que pasan sus vacaciones en las islas.

Publicidad