Okinoshima, la isla que no acepta mujeres, Patrimonio de la Humanidad

Publicidad

EN EL SUR DE JAPÓN

Okinoshima, la isla que no acepta mujeres, Patrimonio de la Humanidad

La isla, que se encuentra al sur de Japón, solo recibe visitantes una vez al año, el 27 de mayo. Ese día, 200 hombres que antes deben realizar un rito religioso en el mar. El resto del año solo vive allí un sacerdote shintoista.

La isla japonesa Okinoshima fue declarada el pasado domingo Patrimonio de la Humanidad 2017 por la Unesco pese a que el lugar tiene una peculiaridad: prohíbe el acceso a las mujeres.

La isla solo recibe visitantes una vez al año, el 27 de mayo. Ese día, 200 hombres que antes deben realizar un rito religioso en el mar. El resto del año solo vive allí un sacerdote shintoista.

Okinoshima es una isla de 800.000 metros cuadrados situada al sur de Japón, y es uno de los sitios más sagrados del país. Se convierte así en el 17º sitio japonés en la lista de la Unesco.

Okinoshima, la 17º zona de Japón elegida Patrimonio de la Humanidad | EFE

Algunos participantes a ser Patrimonio de la Humanidad causaron debate considerando que no aceptar mujeres en la isla debería considerarse discriminatorio, pero el Comité recuerda que existe un precedente, el del monte Athos en Grecia, también prohibido a las mujeres.

El ministro de Relaciones Exteriores, el japonés Fumio Kishida, recalcó -según recoge Afp- que la isla, es "única y preciosa", y que ha sido un lugar de intercambio con el extranjero y hay muchas pruebas que lo demuestran.

Se han desenterrado más de 80.000 objetos, entre los que se han encontrado joyas y ornamentos, que han sido declarados tesoro nacional por el gobierno japonés.

Publicidad