Almudena Grandes

La muerte de Almudena Grandes deja a España huérfana de su mirada progresista

Grandes está considerada una de las escritoras más relevantes de las últimas generaciones, Premio Nacional de Narrativa en 2018 en España y autora de novela como 'Las Edades de Lulú' o 'Malena es un nombre de tango'.

Publicidad

La escritora Almudena Grandes ha muerto este sábado a los 61 años tras un año y medio luchando contra un cáncer. Nacida en Madrid, Grandes es una de las escritoras más relevantes de los últimos años. Estudió Geografía e Historia en la Universidad Complutense de Madrid. Sus primeros pasos en el mundo de la escritura los dio escribiendo textos para enciclopedias. Saltó a la fama con su primera novela, 'Las edades de Lulú'. Una obra que ganó el Premio Sonrisa Vertical y que fue adaptada al cine por Bigas Luna.

Sus novelas 'Malena es un nombre de tango', 'Atas de geografía humana', Te llamaré viernes', 'Los aires difíciles', 'Castillos de Cartón', 'El corazón helado' y 'Los besos en el pan', junto con 'Modelos de mujer' y 'Estaciones de paso', la convirtieron en uno de los nombres más consolidados y de mayor proyección internacional de la literatura española contemporánea.

En 2010, publicó 'Inés y la alegría', que ganó el Premio de la Crítica de Madrid, el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska y el Premio Sor Juana Inés de la Cruz. Tras esta publicación siguieron 'El lector de Julio Verne, 'Las tres bodas de Manolita', 'Los pacientes del doctor García' (2017; Premio Nacional de Narrativa) o 'La madre de Frankenstein', entre otras. Grandes también escribía en 'El País' una columna en la que ya anunció que padecía un cáncer diagnosticado durante una revisión rutinaria.

Convicciones políticas

Novelas aparte, Grandes siempre destacó por su fuerte convicción política de izquierdas. Por eso, no es de extrañar que en alguna que otra ocasión hubiera afirmado que ella quería ser enterrada en el Cementerio Civil de Madrid. Aunque confesó que siempre había sido de izquierdas, lo que le hizo serlo verdaderamente fue leer.

En una entrevista en febrero de 2020, con motivo de la publicación de una nueva entrega de sus episodios sobre la Guerra Civil en 'La madre de Frankenstein', Grandes aseguraba que "el problema más grande de España" surge cuando "la derecha pierde el poder y se comporta como si se lo hubiesen robado". De hecho, Grandes consideraba que se estaba atravesando una "situación insostenible de bronca y crispación" que viene de años atrás, cuando se inició la Transición. "Todo esto es una consecuencia de cómo se fundó la democracia, sin romper totalmente los vínculos con la dictadura de Franco y sin preocuparse por las víctimas del franquismo", aseguraba la autora.

Vivencias y anécdotas con Sabina o Miguel Ríos

Grandes presumía de hacer el mejor cocido de la capital. Su casa, la que compartía con Luis García Montero, estaba siempre abierta para sus amigos. Alrededor de una mesa compartían confidencias, versos y anécdotas. La escritora también formaba parte del Club de Rota. Benjamín Prado, Joaquín Sabina, Miguel Ríos y Felipe Benítez Reyes, entre otros, se reunían todos los veranos en esta localidad gaditana. "Nuestros veranos son como los de casi todo el mundo. Calurosos, poco madrugadores, un poco más sedientos, ociosos hasta cierto punto. Nos vemos con frecuencia, pero no a todas horas ni todos los días, porque también sabemos ser cargantes. Hay quienes dan por hecho que nos pasamos dos meses de orgías romanas, y no creo que haya que quitarles la ilusión. Ya sabe usted: la verdad también se inventa", aseguró Benítez Reyes.

Publicidad