Un asesinato desconcertante en un ambiente prehistórico y que ha sido descubierto por unos escolares en una visita a los yacimientos de Atapuerca. Sobre este crimen gira 'La huella del mal', una de las novelas policíacas más atípicas del panorama actual.

Entre estos yacimientos se produjo el primer asesinato de la historia fue hace mas de 400 mil años, es Atapuerca y aquí también apareció en 2018 el cadáver de Eva Santos, en posición fetal y envenenada.

"Eva es una persona muy manipuladora, está fascinada por la prehistoria, quiere revivir lo que vivieron los hombres prehistóricos, en cuanto a violencia y a sexo", explica el autor de la novela, Manuel Ríos . La conexión entre la prehistoria y la época contemporánea marcan la trama de la huella del mal.

"En esta novela hay algo más, hay una reflexión, una reflexión sobre el ser humano, sobre la violencia, sobre la maldad, sobre la empatía que es lo que realmente nos hace humanos", añade.

Manuel Ríos tardó dos años en escribir esta historia que comenzó con una visita a Atapuerca junto a sus hijos y que está llena de reflexión, violencia, canibalismo, ira, secretos y dos crímenes similares. Su otro ingrediente principal es una pareja de inspectores con un pasado tormentoso.