TIENE DOS ESTRELLAS MICHELIN

La historia de superación de María Marte, la chef que empezó fregando platos y ahora vuelve a su país para ayudar a niñas sin recursos

Llegó de República Dominicana sin nada y pasaba el día en la cocina. Con mucho esfuerzo consiguió abrir su propio restaurante pero un revés de la vida le ha hecho reordenar sus prioridades.

Publicidad

La chef María Marte llegó a España sin apenas formación en cocina y dispuesta a lavar platos. Su único contacto con la gastronomía es en la pequeña casa de comidas que tenían sus padres en su pueblo de República Dominicana. Sin embargo, observa, pregunta y trabaja hasta que llega su oportunidad: "Me propusieron pasar a la cocina sin dejar de fregar. Fue muy duro, me pasaba el día aquí".


Tenía 24 años, en casa le esperaban 3 hijos y a esa situación se le sumaba la dificultad de ser una mujer y extranjera en un mundo de hombres. Admite que vivió pequeños actos de racismo, porque era extranjera, negra y no tenía ningún título.

Con su talento ha conseguido ganar dos Estrellas Michelin, pero el sacrificio y la dedicación para estar siempre al pie del cañón hicieron que no estuviera junto a su hija cuando sufrió una parálisis facial. "Fui la ultima en llegar al hospital y fue una pena. Debí haber colocado a mi hija como prioridad", cuenta.


Ahora ha reordenado sus prioridades. Con un premio de 50.000 euros que acaba de recibir, lo deja todo para abrir una escuela gastronómica para niñas y jóvenes maltratadas en Jarabacoa, su pueblo.

Publicidad