Relojes antiguos

La historia de amor detrás de un reloj de cuerda de 115 años de Doncos (Lugo)

Los vecinos de Doncos se turnan para dar cuerda a este reloj de 115 años, que tiene su propia historia de amor y es capaz de predecir el tiempo.

En resumen
  • Los vecinos se turnan para darle cuerda, algo que no es un trabajo fácil porque requiere subir y bajar a diario 190 escalones
  • El reloj predice además el tiempo: si hará frío o lloverá

Publicidad

Los vecinos de una parroquia gallega en Doncos, en Lugo, se turnan para dar cuerda a un reloj con 115 años de historia. Este emblemático reloj es de los pocos sin motor que quedan en Galicia.

Los vecinos se turnan para darle cuerda, algo que no es un trabajo fácil porque requiere subir y bajar a diario 190 escalones. "Nos lo tomamos como una pequeña puesta en forma para luego incorporarnos a las faenas de todo el día", asegura Xosé, un vecino del municipio.

El artilugio tiene su propia historia de amor: un hombre de Doncos, José, que se fue a hacer la mili a Cartagena, se enamoró de la hija de un militar, Carme. A su muerte, decidió regalar al pueblo una traída de aguas o un reloj, y la gente optó el reloj.

Este reloj también predice el tiempo: su tono varía según la dirección del viento. La lluvia, el frío o el sol ya no les pillan por sorpresa. "Cuando viene el aire del sur se oye mejor que cuando aire norte, por eso dicen que cuando viene aire del sur suele llover y cuando es del norte, es frío y sin agua", explica otro vecino de Doncos.

En esta localidad no se llega tarde porque le mecanismo va cinco minutos adelantado, entre otras cosas, para que nadie pierda el autobús.

Publicidad