Julio Iglesias

Publicidad

NUNCA HA RECONOCIDO LA PATERNIDAD

Julio Iglesias tiene diez días para decidir si se hará o no una prueba de paternidad

El juzgado que investiga la demanda de paternidad de Javier Sánchez-Santos da al cantante diez días para informar de si se someterá o no a una prueba de paternidad. Sánchez Santos habría nacido en 1976 fruto de una relación de Julio Iglesias con la bailarina Edite Santos.

El juez José Miguel Bort que investiga la demanda de paternidad de Javier Sánchez-Santos, que aportó una prueba de coincidencia de ADN del 99,9%, ha dado a Julio Iglesias diez días para informar de si se someterá o no a una prueba que determine ante el juzgado si es padre biológico del demandante.

En conferencia de prensa, el abogado sevillano Fernando Osuna, que representa a Sánchez-Santos, que habría nacido en 1976 fruto de una relación de Julio Iglesias con una bailarina, ha informado de que este ultimátum del juez "deja sin opciones a Julio Iglesias", ya que se presente o no a la prueba es un caso que claramente está decantado a favor del demandante

En un escrito que ha mostrado el letrado, el juez rechaza todas las alegaciones del cantante, y el Fiscal apoya la tesis de la denuncia, "concluyendo con que tiene diez días para decir si se hace la prueba o no".

Osuna ha recordado que si accede a hacerse la prueba, "el resultado será concluyente", ya que cuentan con una que fue aportada en el sumario mediante muestras de ADN recogidas por un detective en Miami, donde reside el artista.

"Si viene a hacerse la prueba será malo para Julio Iglesias porque va a dar el ADN un 99,9% de paternidad, y si viene también es bueno para nosotros, porque está huyendo de la prueba porque sabe que va a dar un 99,9", ha dicho.

Fernando Osuna cree que, pase lo que pase, el juicio tendrá lugar antes de Navidad, a no ser que el juzgado esté sobrecargado de trabajo, y prevé que, como sucedió con Manuel Benítez 'el Cordobés' se trate de un proceso rápido, de no más de diez minutos.

Precisamente, ha recordado que él fue el letrado encargado de defender al demandante en el caso del torero, en un asunto que tiene muchas similitudes con este.

En el escrito, remitido a las partes, el juez rechaza que no se pueda reabrir el caso, que fue cerrado en 1999 cuando Julio Iglesias se negó a hacerse la prueba de ADN, al entender que las pruebas presentadas ahora por el presunto hijo biológico son lo suficientemente claras como para entender que hay que abrir un nuevo caso.

Publicidad