Más de 140 intelectuales y profesores, entre ellos Fernando Sánchez Dragó, Mario Vargas Llosa, Fernando Savater y Félix de Azúa, han firmado un manifiesto "por la convivencia lingüística". Denuncian que en las comunidades con dos idiomas oficiales se ha excluido el uso del español como lengua vehicular, y que en algunos centros escolares se imparte "adoctrinamiento nacionalista secesionista".

Por eso, defienden la neutralidad de los centros y que el estado garantice que las calificaciones de los alumnos son "realmente fiables". El texto lo suscriben más de 140 intelectuales y profesores.